Wentz y sus Eagles vuelan muy alto

Tweet about this on TwitterShare on Facebook12Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Segundo año de Carson Wentz al frente de Philadelphia Eagles y segundo año que el equipo completa un inicio de temporada prometedor. Al igual que en 2016, la defensa, aunque no forma parte de la élite de la liga, funciona lo suficientemente bien como para mantener los partidos con vida y que sea el ataque el encargado de dar la estocada final. El año pasado la ofensiva empezó a caerse a partir del mes de octubre y con ella todo el grupo, ya que la defensa, exenta de talento en algunas líneas como la secundaria, no tuvo la talla suficiente como para echarse el equipo a la espalda. Ahora el “run run” de que pueda pasar lo mismo está latente, pero a continuación voy a tratar de explicar porque pienso que esta vez sí podrán mantener el mismo nivel mostrado hasta hoy e incluso elevarlo y luchar hasta el final de la Regular Season por hacerse con el título divisional que les dé acceso a los playoffs.

Wentz ya pagó la novatada y aunque aún puede parecer algo pronto para tirar las campanas al vuelo tengo para mí que está llamado a marcar una época. Personalmente creo que es el quarterback joven con mayor talento y que además está acompañado de un aura especial. Ahora “solo” debe ser trabajado de la forma adecuada para desarrollar toda esta calidad que tiene a su favor y aunque muchos dudan en el head coach sobre el que la franquicia dejó caer esta misión, Doug Pederson, hasta el día de hoy sí se ha visto una mejora en varios aspectos del juego de Wentz. Además, Pederson tiene a su favor que procede de la escuela Andy Reid, un verdadero formador de mariscales, por lo que por lo menos yo le voy a dar el beneficio de la duda.

Una de las facetas que el entrenador ha conseguido que Wentz mejore es el cuidado del balón. El ex de la Universidad de North Dakota State tuvo un año como novato horroroso en este apartado. En total 14 intercepciones y otros 14 fumbles (7 de ellos recuperados) fueron la mancha más negra en la presentación del jugador como profesional. En lo que llevamos de 2017 estos números han mejorado ligeramente y ya son menos las veces que arriesga todo sin pensar en la importancia que tiene mantener con vida cada posesión.

No obstante, es en el apartado de los terceros downs donde se ve una clara maduración. Si algo define a un buen quarterback es su capacidad para hacer frente a este tipo de downs, sobre todo cuando son largos. En este peligroso terreno Wentz se está desenvolviendo a las mil maravillas y sus estadísticas a día de hoy son inmaculadas. En total y teniendo en cuenta los cinco encuentros disputados Wentz tiene un 71,2% de pases completados en este tipo de jugadas (37 de 52) para un total de 574 yardas con 6 touchdowns por una intercepción, sumando así un QB rating de 137,8. Tal es su dominio de esta situación que esta año ya ha completado más 3&10 que la campaña pasada. Tres de los cuatro videos que aparecen en esta pieza son situaciones de tercer down, empezando por el siguiente.

En la secuencia de arriba los Eagles se encuentra en redzone en situación de 3&6. Tratan de engañar a la defensa haciéndoles pensar que enviarán una juagada de carrera a través de dos detalles: formación semi-pesada con tres tight ends y ejecución del play action. Sin embargo, la defensiva de Cardinals no pica el anzuelo y la línea de linebackers no salta a detener la carrera sino que caen perfectamente en cobertura. Las marcas sobre los tres tight ends que salen en ruta son buenas pero aun así Wentz pone el balón en las manos de Ertz, quien no se conforma con el primer down y ayudado por su gran físico termina entrando en la endzone rival. Touchdown.

Zach Ertz es otro de los culpables del crecimiento tanto del quarterback en particular como de la ofensiva en general. Está posicionándose como uno de los mejores tight ends de la competición respaldado no solo por su juego sino por unos números excelentes. Después de cinco partidos es el tercer jugador de la liga que más recepciones ha conseguido con 32 y el séptimo que más yardas suma tras recibir un pase con 387. Ojo que en estas estadísticas están contemplados los receptores puros y en ambas es líder destacado dentro de los tight ends. Números aparte, es la química que hay entre él y su quarterback lo que más llama la atención. Ertz no solo es el principal objetivo de Wentz sino que lo es de una forma eficaz.

En el siguiente video podemos observar otra gran acción de la conexión Wentz-Ertz. También sirve como ejemplo para ver la mejoría del quarterback interpretando defensas pre-snap  y leyendo estas una vez da comienzo la jugada. El rival juega con único safety profundo (single high) el cual está ligeramente volcado hacia el sideline derecho, lado en el que se sitúan los dos únicos receptores del ataque de Eagles. Wentz detecta este detalle y se centrará en leer lo que ocurre con los dos tight ends situados en el lado derecho una vez salte el snap. El tight end que corre hacia la flat es defendido por un cornerback y Ertz, que ejecuta una ruta seam, queda emparejado con un linebacker. El matchup es favorable al de Eagles gracias a su velocidad por lo que Wentz no duda y suelta un pase con un arco perfecto. Otra gran jugada de esta dupla.

Estas buenas lecturas de Wentz es otro punto a tener en cuenta en el trabajo que está haciendo Pederson con él. Cada vez descifra la defensa rival con mayor facilidad y esto le ayuda mucho a completar la jugada con éxito. De hecho, es capaz de ajustar las piezas antes de que salga la jugada dependiendo de lo que la defensa esté proponiendo, algo al alcance solo de unos pocos privilegiados.

A continuación otra gran jugada de Wentz en tercer down que terminará con touchdown de Torrey Smith, el receptor abierto en el lado derecho del ataque y quien correrá una ruta post. La defensa propone una Cover-4: cuatro jugadores encargados de la zona profunda (dos safeties y dos cornerbacks) y tres de la zona intermedia (tres linebackers). Wentz cuenta con un pocket limpio y según se va desarrollando la jugada lee que uno de los profundos centrales salta a las rutas cruzadas de los tres receptores que atacan el campo corto, mientras que el otro profundo central reacciona a la ruta del receptor que ataca la espalda de los linebackers. De esta forma se crea un espacio enrome en la zona central profunda que será atacada con la post de Smith. El pase de Wentz es perfecto tanto en accuaracy (precisión) como en ball placement (el balón llega de tal manera que el receptor no tiene que adaptar la ruta y puede seguir su progresión una vez realiza la recepción).

En esta jugada hemos visto otra de las piezas con las que cuenta el ataque, Torrey Smith. El receptor llegó este año a Eagles para actuar como amenaza profunda y abrir el campo. No es el tipo de WR que entra cada dos por tres en juego pero su función es vital para crear espacios en zonas cortas e intermedias. Otro receptor que recayó en la franquicia de Pennsylvania es Alshon Jeffery. Este jugador es el encargado de desempeñar la función de WR1, y aunque no se le está viendo tanto como se podía pensar cuando se hicieron con sus servicios en la agencia libre debido al reparto de targets por parte de Wentz, cuando es el objetivo del quarterback, Jeffery no falla. Está siendo muy fiable y no deja de ser una amenaza constante de la que debe estar pendiente el cornerback principal del equipo contrario.

No obstante, quiero destacar la producción del receptor número tres del equipo dentro del depth chart. No es otro que Nelson Agholor, quien ha pasado de estar casi defenestrado a ser una pieza clave dentro de la ofensiva. Ya no deja caer tantos pases, cada vez es más fiable y al igual que Ertz, está creando una conexión especial con su QB. Principalmente partiendo desde el slot (receptor que se sitúa más cerca de la línea ofensiva), por fin está cumpliendo las expectativas con las que fue seleccionado en la primera ronda del draft de 2015.

En el video de arriba y para no variar tenemos una nueva situación en tercer down. La defensa jugará una Cover-0 en la que habrá cuatro jugadores encargados de defender a cada uno de los cuatro receptores de Eagles mientras que los otros siete se tendrán la misión de entrar al pass rush (presión al quarterback) con un full blitz. Tanto la línea ofensiva como el running back hacen un trabajo eficaz protegiendo a Wentz quien además gana un segundo extra subiendo magistralmente en el pocket con un step-up. A renglón seguido y gracias a un reléase rapidísimo lanza el balón a la ruta profunda de Agholor. De nuevo un accuaracy y un ball placement perfecto. El receptor hace el resto con un gran movimiento para desprenderse del defensor una vez que este intenta detenerle. Un touchdown precioso.

En las últimas dos jugadas hemos podido ver en acción a otra unidad cuyo rendimiento está ayudando a que el ataque funcione de manera óptima: la línea ofensiva. En 2016 la OL sufrió un duro revés cuando Lane Johnson, el tackle derecho, fue sancionado con 10 partidos por violar la política de la liga en cuanto a sustancias para mejorar el rendimiento. Este año Johnson está de vuelta, Jason Peters (LT) sigue rayando a gran nivel a pesar de la edad y tanto Brandon Brooks (RG) como Jason Kelce han dado un paso adelante. Además, Pederson ha dado con la tecla y ha encontrado el complemento perfecto para el LG en Stefen Wisniewski. Los cinco se están mostrando muy fiables y no solo en pass protection sino que también forman un gran grupo abriendo huecos a sus corredores, el último factor a tener en cuenta en el crecimiento de la ofensiva.

Por fin Wentz está teniendo apoyo del juego terrestre y a pesar de no tener un RB1 marcado, el comité formado por Legarrette Blount, Wendell Smallwood y Corey Clement está funcionando. Ya son cuatro partidos consecutivos sumando más de 100 yardas (107, 193, 214, 122) lo que evidentemente está influyendo en las defensas rivales. El balance entre pase-carrera ha pasado de un 60-40 el año pasado a un 54-46 esta temporada y Wentz ha bajado el volumen de pases por partido de casi 38 en 2016 a una media de 30,6 en los tres últimos encuentros. Como muy a menudo se dice, el football es un juego de equilibrios y el ejemplo lo tenemos en estos Eagles, en cuanto han establecido el juego de carrera hemos empezado a ver a un Wentz mucho más fiable.

En este último video podemos ver la mejor jugada de carrera hasta el momento. Se trata de una split zone en la que la offensive line juega bloqueos zonales y el tight end se encarga de contener al defensive end del back side. Todo funciona a la perfección y OL más TE abren una autopista a Blount quien no encuentra oposición ni en la línea de scrimmage ni en el segundo nivel. Además, este hace dos movimientos excepcionales que le permiten sumar un gran número de yardas extras. Primero un juke move con el que evita el primer tackleo seguido de un stiff arm para eludir a un segundo defensor. Quiero aprovechar para romper una lanza en favor de Blount y decir que es uno de los RB más infravalorados de la liga.

Como hemos podido ver los Eagles tienen razones suficientes como para pensar que esta vez no van a sufrir ningún traspié y se van a mantener en la pelea hasta diciembre. Después de cinco semanas de competición son para mí el conjunto que mejor y más completo football está haciendo en la Conferencia Nacional. Todas las piezas están empezando a encajar a la perfección y lo lógico sería seguir creciendo, al igual que un Carson Wentz que cada domingo está demostrando que la franquicia hizo muy bien en arriesgar con él en el draft de 2016. Wentzmagic y los suyos están preparados para dar mucha guerra.

Por Stéfano Prieto

@Stefano_USA

The following two tabs change content below.

Comments

comments

Stefano_USA

About Stefano Prieto

Amante del deporte. En especial NFL y NBA. Puedes encontrarme en twitter en @Stefano_USA