Week 8: A mitad de camino: Reflexiones de mitad de temporada

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Muy rápido ha pasado el tiempo desde que vimos el partido inaugural entre Steelers y Patriots. Por un lado, lamentable que quede menos de la temporada de este gran deporte. Lo positivo es que el margen de error se está achicando cada vez más, los equipos tendrán que arriesgar más y la pelea por los comodines será total. Muchas de las divisiones las veo relativamente definidas o con un claro favorito. El 3 de noviembre se cumplió la fecha límite para hacer “trades” y lo que se vio finalmente fueron despidos inesperados de Ken Wisenhunt en los Titans y de Pep Hamilton en los Colts.

En la liga deben estar sacando cuentas alegres. La NFL siempre se ha jactado de la paridad como uno de los atractivos de este deporte. En cierto sentido, tienen argumentos para decir que esta temporada ha sido muy pareja. Salvo 3 divisiones, las otras están completamente abiertas. En la pelea por los comodines, en particular en la AFC, equipos con dos partidos ganados (a la semana 8) están a solo dos partidos del último puesto que clasifica a playoffs. Ha habido partidos muy disputados, sorpresas todas las semanas como estamos acostumbrados y franquicias que después de años en la irrelevancia están entrando hoy en día a las playoffs.

David J. Phillip/Associated Press

Dicho lo anterior, a mi juicio, la conclusión debería ser todo lo contrario. Salvo algunos equipos que han logrado escaparse, muchos están entre la inconsistencia y un nivel pobre de juego en general. El ejemplo más grande de ello es la peor división de la liga: la AFC Sur. Actualmente están empatados en el primer lugar los Indianapolis Colts, la GRAN decepción de la temporada, y los Houston Texans. ¡Los Texans!! Uno de los equipos más humillados y con peor diferencial de puntos en la liga. Han tenido 4 cambios de mariscal en la temporada y despidieron a uno de ellos por indisciplina a mitad de temporada. Por el lado de los Colts, han sido en general una muestra de inconsistencia, malas decisiones dentro y fuera de la cancha. Chuck Pagano parece un hombre que está tratando de salvar su puesto a como dé lugar, pero todas las semanas da argumentos para que lo pierda. En un intento desesperado, despidió a su coordinador ofensivo Pep Hamilton que no carga con mayor culpa a mi juicio. Ahora viene de reemplazo uno que también tiene competencias, pero, como he escrito en columnas anteriores, los problemas más grande de Indy están fuera de la cancha. El desastre de la división no termina allí, los Titans están a solo dos juegos de esos dos equipos! El mismo equipo que acaba de despedir a su entrenador en jefe después de un año y medio, los que han sido derrotados generalmente de forma convincente y que tienen pinta de terminar reclutando en los primeros cinco puestos del draft.

Sobre Wisenhunt, creo que era justificado el despido. Solo ha ganado 3 partidos en 23 y 4 de sus últimos 35 remontándose a Arizona. En prejuicio de él, hay muchos coordinadores que van a recibir muchas llamadas para ser entrenador en jefe de algún equipo. En particular, necesitan a uno que desarrolle a Mariota y hay al menos 3 candidatos que seguro serán considerados.

Volviendo a la inconsistencia, a 1 o 1.5 juegos del último comodín están equipos como los Bills, los Dolphins y los Chiefs. Los 3 han sido una muestra de la irregularidad que caracteriza a los equipos de la medianía de la tabla generalmente, pero ahora están peleando codo a codo por las playoffs. Recordemos que Miami despidió a su entrenador en jefe después de 4 partidos. Incluso los Ravens, otra gran decepción después de los Colts, están a dos juegos. A diferencia de los equipos anteriores, Baltimore ha estado en la pelea en todos sus partidos, pero creo que la mayoría podría coincidir que no se ven ni juegan como un equipo de playoffs.

Por el lado de la NFC, hay equipos que están más cómodos para pelear por los comodines y que persiguen de cerca a los líderes de sus divisiones respectivas. Probablemente la gran mancha de esa conferencia es la NFC Este. Los únicos que sacan cuentas alegres de este desastre son los Cowboys que han perdido todos sus partidos sin el lesionado Tony Romo. Sin duda ayuda a apreciar y aterrizar a todos los detractores de Romo a ver lo que realmente es: un mariscal top 10.

Getty Images

El líder de la división son los Giants y a dos juegos está el último: Dallas. El primer equipo se las ha arreglado para perder partidos increíbles y pese a tener todo a su favor, no ha logrado escaparse. Los Redskins se pensaba que serían uno de los peores equipos de la liga y aunque han mostrado mejor nivel de lo esperado, tampoco están para estar en la primera mitad del ranking. De hecho, solo han ganado 3 partidos. Los Eagles también han sido decepcionantes, pero pueden explotar en cualquier minuto y entrar en racha, especialmente en esta división. Además, cuentan con una de las mejores defensivas de la liga y con un candidato a jugador defensivo del año en Fletcher Cox. Al final están los Cowboys que no han podido ganar sin Romo. Su defensiva también está jugando a un nivel impresionante y han mantenido a su equipo en la pelea en todos los partidos, pero no puede hacer mucho más tampoco. Si logran ganar un partido de los tres que quedan antes de que vuelva Romo, van a estar en pelea para ganar la división. Eso solo habla de lo mal que ha sido el nivel de la NFC Este.

También, en la semana 8, hay 3 divisiones prácticamente cerradas. Los Patriots son el mejor equipo de la liga y tienen 3.5 juegos de ventaja contra el segundo, mismo escenario para los Bengals que son un equipazo. Para los Broncos la ventaja es de 3 partidos. Salvo un colapso mayor, existe la opción que para la semana 12-13 algunas de esas divisiones ya estén cerradas. Si bien ha pasado en años anteriores un caso así, no tengo recuerdo que 3 estén en la posición de hacerlo. De hecho, esta temporada se estableció un record de mayor cantidad de equipos invictos a esta semana.

La NFL ha pensado en los últimos años en agrandar los equipos que van a playoffs de seis a siete u ocho. Me parece un error y creo que el nivel de los que podrían clasificar en ese puesto es un gran ejemplo de por qué no se debería hacer. Esperemos que prime la cordura y el interés en el nivel del juego que otra cosa.

Sobre lo mismo, creo que el gran responsable del bajo rendimiento general es el convenio colectivo entre el sindicato de jugadores y la liga firmados en el año 2011. Uno de los grandes problemas de este es que limita la cantidad de prácticas equipadas (con casco, hombreras, etc) a un número mucho menor que antes. Esto implica que los jugadores, especialmente los novatos, no tienen el suficiente tiempo de práctica para asimilar los sistemas de juegos, practicar jugadas de forma real y formar una química entre las unidades. Hay posiciones que siempre han sido particularmente difíciles de asimilar al pasar de la universidad al nivel profesional, pero el convenio solo contribuye a que el proceso de maduración sea más largo.

Otro de los puntos clave del mismo es que antiguamente los novatos recibían contratos millonarios en las primeras rondas del draft, lo que hacía que un error grotesco demorara años en recuperar a una franquicia. Eso se cambió y ahora tienen sueldos modestos en relación a la liga. Entiendo la lógica de que los jugadores nuevos se deben ganar su contrato, pero esto ha traído otros problemas. Debido al tope salarial de la liga, los equipos se ven tentados y algunos obligados a cortar a veteranos para darle espacios a novatos solo para cumplir el tope. El problema es que sacan líderes del vestidor y ahora los nuevos se demoran mucho más en aclimatar al juego en general.

Pese a lo anterior, he disfrutado mucho esta temporada y he estado gratamente sorprendido con algunos equipos. A continuación doy mis candidatos, no necesariamente en orden de preferencia a ganar, a los distintos premios que da la liga (y algunos inventados por mi):

– MVP: creo que esta es una carrera entre dos jugadores.

Jim Rogash/Getty Images

Jim Rogash/Getty Images

1- Tom Brady: a los 38 años puede ser que esté jugando en su mejor nivel, lo que es bastante considerando el historial de Brady. Tiene 20 TD contra una sola intercepción que ni siquiera fue culpa de él. Ha logrado destrozar a varias defensivas dominantes de forma convincente y sin mayor ayuda de un ataque terrestre. Dudo que no reciba el premio, salvo algo muy sorpresivo o inesperado.

2- Cam Newton: un jugador que deja en evidencia que las estadísticas no muestran todo. Con uno de los peores grupos de receptores en la liga, los titulares son Ted Ginn y Philly Brown, ha guiado a su equipo a un registro de 7-0. Si bien la defensiva es una de las mejores de la liga, no se debe quitar el crédito a como Newton ha rendido en los momentos claves. En algunos partidos incluso ha sido el líder en yardas terrestres y por aire. Su línea ofensiva es promedio, pero igual se las arregla para hacer jugadas. No sé cuántos mariscales harían tanto con tan poco y es por eso que creo que recibirá más de algún voto este año

– Jugador Ofensivo del año: No sé por qué razón no se le da este premio al MVP, pero sigamos la corriente.

Jared Wickerham/Getty Images

Jared Wickerham/Getty Images

1- Rob Gronkoswki: The Gronk es simplemente una bestia e imposible de detener. ¡Lo hace todo! Es un gran bloqueador, hace rutas cortas, profundas y simplemente domina semana tras semana. Es el jugador más dominante en su posición por lejos. Si consideras la diferencia entre el 1 y 2, no hay nadie que se aleje tanto de su seguidor como el #87. Los equipos tratan de detener todas las semanas a Gronk y hacen todo su plan en base a él, pero de alguna manera siempre logra hacer las jugadas.

2- Phillip Rivers: el QB de los Chargers ha sido impresionante este año. Obviamente el registro de su equipo no ayuda, pero no hay equipo con menos fortuna en las lesiones que San Diego. Aun así, Rivers se ha arreglado para romper las estadísticas semana tras semana. No ha tenido un ataque terrestre decente y su línea ofensiva es muy mala, pero se encamina a una temporada de record personales, de la franquicia y quizás históricos.

3- Carson Palmer: Otro mariscal que está en camino a romper sus propios records. Palmer, después de la lesión de ligamentos del año pasado, volvió disparando para todos lados en la cancha y tiene a los Cardinals como el segundo mejor equipo en puntos por partido. También se las arregló para revivir la carrera de Larry Fitzgerald en su nueva posición como receptor.

– Jugador defensivo del año:

Streeter Lecka/Getty Images

Streeter Lecka/Getty Images

1- Josh Norman: después de dos semanas seguidas jugando en horario estelar, los aficionados han podido conocer a Norman. A gusto mío, no hay jugador defensivo que ha logrado dominar de forma más consistente semana tras semana. Los mariscales contrarios ya no lanzan contra él prácticamente y la semana pasada limitó a Hilton a solamente a un pase por 13 yardas. Puede jugar en su contra jugar en un mercado más chico, pero para mí, por lo que he visto hasta ahora, debería ser el favorito.

2- Charles Woodson: Otro jugador, como Brady, que desafía la edad. Estuvo cerca de retirarse después de jugar otro año más en un equipo perdedor, pero se convenció de seguir al menos un año. Los resultados están a la vista: Woodson lidera la liga con 5 intercepciones y es el pilar de una defensiva que va mejorando semana tras semana. Si los Raiders clasifican a playoffs podría ayudar mucho en sus bonos.

3- Aqib Talib: Otro que ha tenido una temporada fenomenal en la que ha sido la mejor defensiva de la liga. El domingo en horario estelar demostraron lo dominantes que pueden ser y Talib ha sido el mejor de ellos. Hace jugadas semana tras semana y ha logrado anular totalmente a jugadores contrarios.

– Entrenador del año:

Christian Petersen/Getty Images

Christian Petersen/Getty Images

1- Bill Belichick: encuentro increíble que, posiblemente el mejor entrenador de la historia solo ha ganado este premio en 3 ocasiones. Eso habla mucho de las expectativas que hay sobre los Patriots en cada temporada. Con todo su historial, Belichick va en camino a uno de sus mejores trabajos como líder de New England. Después de una temporada baja para el olvido, el equipo está 7-0, la ofensiva puede ser incluso mejor que la del 2007 (donde terminaron 16-0 la temporada regular y promediando casi 40 puntos) y la defensiva ha sido mucho más dominante de lo que se esperaba. Ya nos tiene acostumbrados a que jugadores desconocidos salgan cada año a hacer jugadas después de venir de equipos donde no fueron considerados.

2- Ron Rivera: Riverboat Ron va camino a ganar su tercer título de división seguido. Desde la fusión de divisiones en el 2002, nadie había repetido en la AFC Sur hasta el año pasado. Aun cuando tiene una de las ofensivas con menor talento en general, ha establecido un sistema que explote las fortalezas de la unidad y han logrado sacar adelante partidos que antes perdían de forma frecuente. La defensiva también está dominando como nunca antes y el salto de Josh Norman le ha permitido ser más creativos todavía en sus esquemas. En honor a su apodo, Rivera ha tomado riesgos que otros entrenadores no lo harían y le ha dado buenos resultados. Crédito a D. Gettleman, uno de los GM de más bajo perfil de la liga.

3- Jack del Rio: Hay muchos candidatos también, como Dan Quinn por ejemplo, pero Del Rio tiene esperanzado a toda una ciudad con lo visto este año. Los Raiders fueron uno de los equipos más ganadores de la historia hasta el colapso que vino después del año 2003. Creo que no recibe el crédito por lo hecho en Jacksonville y al ver cómo ha sido la suerte de ese equipo desde que se fue hace que uno lo aprecie más todavía. Después de ser uno de los peores equipos de la liga por años, Oakland está actualmente clasificando a las playoffs. Todavía le falta a los jugadores colmillo para cerrar partidos, pero son uno de los equipos más entretenidos para ver. Si bien Amari Cooper ha sido clave, no se puede desestimar el efecto que tiene un buen entrenador en un equipo.

– Novato ofensivo del año: Sólo dos candidatos

1- Todd Gurley: El corredor de los Rams está desafiando todos los pronósticos. El año pasado Odell Beckham ganó este premio pese a perderse sus cuatro primeros partidos, muy parecido al caso de Gurley. Desde que se convirtió en corredor titular, St Louis está con record de 3-1 y ha sido simplemente imparable. Pese a contar con nada de ayuda de su mariscal y con un cuerpo de receptores cuestionables, ha logrado superado las 125 yardas en sus 4 partidos. Eso solo fue logrado por Eric Dickerson, quien está en el salón de la fama hace años. Lo más increíble es que se rompió el ligamento hace un año y todavía no está al 100%. A este ritmo, podría llegar a las 1.500 yardas e incluso ser el líder corredor de la liga. De pasar eso, nadie le quitara el premio

Getty Images

2- Amari Cooper: El receptor ha sido una fuerza dominante y una gran razón del alza de Derek Carr en su 2 año. Ha jugado contra algunos de los mejores esquineros y simplemente los ha humillado. Con una precisión envidiable en correr sus rutas y una capacidad superior para cortar en campo abierto es capaz de convertir pases de 2 yardas en TD de 50-60 yardas.

– Novato defensivo del año:

1- Marcus Peters: El cornerback de los Chiefs ha tenido una temporada notable, pero opacada por los resultados de su equipo. Sin embargo, la defensiva de los Chiefs ha vuelto a dominar este par de semanas y Peters es una gran razón para ello. Ha jugado casi de forma completa a la defensiva y ya tiene 3 intercepciones mientras ha mostrado buenos instintos y capacidad de cobertura. La llegada de Sean Smith a la titularidad solo ayudará a su caso para ganarse el premio.

2- Leonard Williams: Increíble que sea candidato, al jugar en una línea con tanto talento como la de los Jets, pero ha sido justificado por el nivel de Willams. Ha mostrado capacidad para detener el ataque terrestre y presionar al mariscal semana tras semana. Se ha visto beneficiado por jugar junto a Wilkerson y Richardson, pero “solamente” ha contribuido a mejorar una defensiva que ya era bastante buena.

Brett Carlsen/Getty Images

Brett Carlsen/Getty Images

3- Ronald Darby: Otro cornerback que ha madurado de forma acelerada para una de las posiciones más complicadas de jugar. El índice de pasador cuando la pelota en dirección a Darby es uno de los más bajos de la liga. Los mariscales suelen aprovecharse de los novatos en los partidos, pero en este caso no les ha dado muy buenos resultados.

– Sorpresa de la temporada:

Minnesota Vikings: Son el mejor equipo del cual nadie habla. La defensiva es una de las más subvaloradas de la liga y Harrison Smith es uno de los mejores en su posición. Stefon Diggs podría terminar siendo un candidato a novato ofensivo y Peterson volvió a su forma habitual. Con record de 5-2 están en posición ideal para clasificar como comodín y a solamente un juego de los Packers. En la semana 11 ambos equipos juegan en Minnesota. Sin brillar y tampoco con tantas figuras, salvo AP, están convirtiéndose en uno de los mejores equipos de la liga. Crédito a Mike Zimmer que también podría ser uno de los candidatos a entrenador del año.

– Decepción de la temporada:

Indianapolis Colts: Cuando un equipo es candidato a ganar el Super Bowl, a romper records ofensivos, pasar a la historia, entre otros y está 3-5 a mitad de temporada, no hay mucho más que decir. Los únicos partidos que han ganado son a los de la AFC Sur, la peor división de la liga. Luck ha alternado entre inconsistencia, lesiones y malas decisiones. Los agentes libres han sido en general decepcionantes y la pelea entre Chuck Pagano y Ryan Grigson ha sido una distracción innecesaria.

Cuáles son sus candidatos? Espero sus respuestas a @cholmess y @nflchile

The following two tabs change content below.

Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter

Comments

comments

cholmess

About Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter