Earl Thomas y los Seahawks volverán a hacer ruido

Tweet about this on TwitterShare on Facebook3Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Octava temporada con la pareja Carroll-Schneider a los mandos de una franquicia que desde que este dúo aterrizó en la Ciudad Esmeralda está abonada a la postemporada. Seis de siete años en playoffs con dos visitas a la Superbowl y un anillo.

Una vez más los Seahawks partirán como uno de los rivales a batir dentro de la Conferencia Nacional, aunque la sensación general que percibo entre los corrillos enefeleros es que en esta ocasión no son tan favoritos. Dado el nivel de la NFC oeste, con 49ers y Rams estrenando proyecto y Cardinals gastando la última bala de Palmer, parece asequible que Seattle se lleve el título de la división, pero después de dos campañas cayendo fácilmente en ronda divisional, podemos pensar que el equipo de Carroll ya no es tan fiable.

Evidentemente mantener una hegemonía similar a la tienen los Patriots en la otra conferencia es prácticamente imposible. Es ley de vida en esta competición que los equipos vayan cumpliendo ciclos y salvo en contados casos (que suele coincidir con la presencia de un QB súper élite), no es nada fácil mantenerse arriba más allá de unos años. Un lustro entre los mejores es muy complicado y de lograrlo el mérito es enorme.

Sherman y Baldwin, vía Fox Sports

Yo soy muy escéptico ante la idea de que los Seahawks ya no son uno de los cocos de la NFL, favoritos a todo. Y la razón de esta postura es que sigo creyendo que tienen una mega defensa, la cual la podemos catalogar ya de histórica. No voy a negar que algunos de sus pilares ya han superado su prime, los años y las lesiones no pasan en balde, pero el nivel al que pueden jugar sigue siendo muy alto, y lo más importante, siguen estando todos.

Se especuló hace varias offseasons atrás que la franquicia tendría un problema en el momento que empezaran a caer las renovaciones de sus estrellas, que sería imposible retener a todos. La verdad es que Schneider, no sin sus más y sus menos con algún jugador, ha conseguido mantener a todos los pilares, facilitando la continuidad de un bloque que sabe jugar casi de memoria. No obstante, los movimientos del último draft hacen indicar que desde el front office han empezado a trabajar ya con vistas al futuro, pensando en una renovación defensiva, y en especial de la secundaria, que tratarán de hacer de la forma más natural y progresiva posible.

El toque de atención llegó a las oficinas con la lesión de Earl Thomas en la recta final de la última regular season. Todos pudimos comprobar cómo se fue cayendo el castillo de naipes desde que el safety quedó fuera, y aunque la defensa no dejó de ser buena, su baja fue determinante. Thomas, además de ser el mejor free safety de la liga, es esencial desde su posición de single high en los esquemas que más emplea Carroll a la hora de defender. El ex de la universidad de Texas no se había perdido ningún encuentro desde que fue drafteado en 2010, siendo la piedra angular de una defensa que no estaba preparada para su ausencia.

Su lesión vino acompañada por un amago de retirada que provocó los mayores temores entre los aficionados, pero en mi opinión creo que fue más un calentón por la impotencia de no poder ayudar a sus compañeros que por el hecho de verse mermado en sus capacidades para volver a su nivel habitual. Thomas sufrió una fractura limpia en la tibia de su pierna izquierda que no requirió cirugía y de la que se ha recuperado a priori sin problemas, por lo que llegará al 100% al kickoff inicial.

Thomas, vía Diario AS

Como decía, este hecho sirvió para abrir los ojos a la franquicia y por ello se ha reforzado notablemente en el último draft con prospects en las posiciones de safety y cornerback con los que trabajarán en la renovación de la secundaria, y en los que buscarán los futuros Thomas, Chancellor y Sherman.

Entre los distintos jugadores seleccionados me gusta especialmente Tedric Thompson, quien aunque fue elegido en cuarta ronda tiene grandes habilidades e instintos para jugar en lo más profundo de la defensa. Destacan también los nombres de Delano Hill, otro safety, y Shaquill Griffin, quien tiene muchas opciones de hacerse con un puesto de titular, si es que Lane y en especial Shead no dan un paso adelante.

Mientras la Legion of Boom se vio amenazada tras la baja de Thomas, el resto de líneas defensivas se mantuvieron a un nivel excelso y nada hace indicar que no continuarán así un año más. Bobby Wagner está asentado como uno de los mejores MLB de la liga, la presión al QB rival seguirá estando a cargo de Bennett y Avril, y el interior de la línea se ha visto reforzado con las elecciones de Malik McDowell y Nazair Jones, aunque el primero tiene muy complicado debutar este año debido a un accidente de tráfico sufrido semanas atrás. McDowell fue el primer pick del pasado draft, elegido en segunda ronda tras el tradicional trade down de la franquicia, y sorprendiendo a todos aquellos que pensaban que la elección iría destinada para mejorar la peor unidad del año pasado, la offensive line.

Graham y Wilson, vía BR

Todo el mundo sabe que la OL de Seattle fue una auténtica calamidad, sobre todo en lo que a protección de pase se refiere. Russell Wilson se estuvo jugando su integridad domingo tras domingo, y el rendimiento de toda la ofensiva se vio afectado por la incapacidad de los linieros para ofrecer al mariscal un mínimo de tiempo necesario para lanzar.

Aun así, el staff técnico tiene mucha fe en estos hombres y es por ello que el único refuerzo reseñable llegó a través de su segunda elección con Ethan Pocic, center de LSU que en Seahawks parece estar destinado a jugar de guard. Aunque cabe destacar que Schneider ya ha avisado que lo que más le gusta de él es su polivalencia, una característica en la que el equipo se basa mucho a la hora de adquirir jugadores para la OL pero que no termina de funcionar.

Si Wilson consigue mejor protección esta temporada, tiene la calidad y armas suficientes para dirigir un ataque bastante potente. No hay receptores estrella, pero si un bloque muy sólido donde destaca la química de Baldwin con su quarterback. Graham tuvo en 2016 su mejor temporada desde que llegó a Seattle, otra cosa es que desde la banda no terminen de aprovecharle todo lo que podrían. En definitiva, el juego aéreo va a depender de la respuesta de la línea ofensiva. Si esta funciona y da el callo, será uno de los más peligrosos de la conferencia, sino, la ofensiva entera vivirá una vez más de las genialidades de Wilson.

Lacy, vía The News Tribune

El backfield tampoco está exento de dudas, aunque estas lleguen más por la salud de sus integrantes que por su capacidad de juego. El trío formado por Rawls, Prosise y el recién llegado Eddie Lacy, a priori sonaba muy bien, pero ya el año pasado ninguno de ellos logró terminar sano la campaña. Parece que Rawls parte con algo de ventaja y que Prosise será carne de traspaso o incluso podría ser cortado. Mi apuesta es que Lacy terminará haciéndose con el puesto de RB1 y que el rookie Chris Carson tendrá más protagonismo del que cabía esperar cuando fue drafteado en la última ronda del draft.

El sobrepeso de Lacy es un tema recurrente a la hora de hacer bromas, pero como seguidor quesero le he visto jugar todos sus snaps como profesional y siempre me ha parecido que tenía algún kilo de más que, en cualquier caso, no le ha impedido correr a un gran nivel salvo en su tercer año. La temporada pasada cuando se dijo que parecía estar excesivamente pesado, estaba completando los mejores números de su carrera a pesar de jugar varios partidos lesionado antes de pasar definitivamente a la injury reserve. Por mi parte confío en que dé un gran rendimiento y se convierta en una pieza muy importante dentro del ataque.

Sé que es un tópico, y que las lesiones son parte de este juego, pero si la defensa se mantiene saludable veo al equipo luchando por cotas muy altas, y si en ataque la mencionada offensive line simplemente deja de dar vergüenza ajena, yo directamente les sitúo como el mejor conjunto de la Nacional. Por lo menos me parece el más completo, teniendo en cuenta que está entrenado por uno de los head coach que se sitúa en el siguiente escalón a Belichick, y que además su plus de experiencia le da un añadido más a tener en cuenta.

Por Stéfano Prieto

@Stefano_USA

The following two tabs change content below.

Comments

comments

Stefano_USA

About Stefano Prieto

Amante del deporte. En especial NFL y NBA. Puedes encontrarme en twitter en @Stefano_USA