Comienza la Temporada: El Pronóstico para el Super Bowl

Tweet about this on TwitterShare on Facebook1Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Todos los años después de la tercera semana de pretemporada me la juego con los dos candidatos a ir al Super Bowl. Por qué esa semana? Es la que juegan los titulares durante mayor tiempo en la pretemporada y da una idea de cómo se encuentran los equipos a esta altura. El año pasado elegí a los Patriots y Packers. Estuve a una patada corta de que se cumpliera.

La NFL siempre ha tenido a favor suyo ser una liga que promueve la paridad y la competencia, pero cada vez hay menos sorpresas dando la pelea al final de año. Esto es porque, hoy en día y a juicio mío, no es posible ganar un Super Bowl sin un QB franquicia. Simplemente no ocurre. La última vez que eso ocurrió fue el 2002 con Brad Johnson ganando el título con los Bucaneers, pero la liga hoy es muy distinta a esa. La excelencia organizacional es clave en mantener a un equipo competitivo o para mantenerlo en el fondo por años como los Raiders, Brown y otros.

Creo que dar vuelta a un equipo hoy en día se demora entre 3 a 4 años, pero requiere estabilidad y sobre todo un QB franquicia.

En honor a la transparencia, aunque casi todos lo saben, soy de los Patriots antes de que alguien diga algo Ahora, vamos por esos dos equipos. Iré por conferencia y primero en la que tengo el panorama más claro:

afc_championship

AFC:

Como todos saben, el equipo campeón del año pasado fueron los New England Patriots. Sufrieron una temporada baja durísima en que perdieron a sus dos principales esquineros, un corredor subvalorado en Shane Vereen y estar en el ojo del huracán por “Deflategate”. Dicho eso, hay dos razones por las que siguen siendo favoritos, al igual que casi todos los años, a ir al Super Bowl: Tom Brady y Bill Belichik. Una de las mejores duplas entrenador – QB de la historia, si no la mejor. Sus rivales divisionales mejoraron considerablemente, pero ninguno cuenta con un QB franquicia.

El 2011 este mismo equipo llegó a la final con Julian Edelman jugando de esquinero, el mismo jugador que marcó una gran diferencia en el Super Bowl pasado. Por lo mismo, no me preocupan tanto las bajas entre temporadas porque, hoy en día, nadie como Belichik sabe más de elevar el rendimiento de los jugadores y el equipo. No se han visto muy bien en la pretemporada, pero faltan varios titulares y la filosofía de este equipo es que la temporada de verdad parte de Noviembre en adelante. La debilidad más grande es la secundaria, pero estimo que se compensará con otras fortalezas y creo que será mejor de lo que todos piensan. Además, aun cuando Browner fue clave en ganar ese Super Bowl fue un imán para los castigos costosos todo el año. Butler demostró grandes capacidades y se ha visto bien en la pretemporada.

Hay otro factor clave, la última vez que New England se vió involucrado en un escándalo, estuvieron a un “helmet catch” de ganar la temporada invictos. Ninguna otra organización sabe unirse más en estos momentos y salir adelante, pero lo principal es que Brady va a jugar más motivado que nunca (como si necesitara).

Aun pese a las bajas y que New England tiene, indudablemente, menos talento en ciertas posiciones que el año pasado, hay otra razón clave para que sigan siendo favoritos. Ninguno de los otros equipos hizo, a mi juicio, lo suficiente para aumentar talento, solucionar los problemas principales que los eliminaron el año pasado, entre otros. En ese sentido, para mi hay un grupo claro de contendientes que no cumplieron lo anterior. Iré enumerando hacia abajo, no necesariamente en el orden de favoritismo.

Los Indianapolis Colts son una carta de muchos para llegar a este Super Bowl. Fortalecieron sus posiciones de corredor y receptores con Frank Gore (que creo será uno de los mejores fichajes del año), Andre Johnson y reclutaron a Philip Dorsett. Sin embargo, los Colts han sido derrotados por un margen de 130-49 en los últimos 3 partidos contra los Patriots, de los cuales dos fueron en playoffs. La forma de ganarles fue muy sencilla, correr la pelota, dominar el tiempo de posesión y volver unilateral a la ofensiva contraria. En los 3 partidos las líneas defensivas/ofensivas de New England dominaron absolutamente a los Colts.

Considerando lo anterior, que hizo Indianapolis y su GM Ryan Grigson para solucionar este tema? Nada. Si juegan de nuevo, de hecho lo harán en la semana 6, predigo que New England ganará con la misma fórmula porque los Colts no tienen como defenderla y no hicieron nada para ello. Si no controlan el tiempo de posesión, no habrá servido de mucho traer a todas esas armas ofensivas.

Los Broncos sufrieron una remodelación importante entre temporadas. Se fue el exitoso, pero conservador, entrenador John Fox y lo reemplazaron con Gary Kubiak. Este último tuvo resultados mezclados en Houston y, aunque nunca tuvo a un QB como P. Manning, no lo veo como alguien capaz de recorrer todo el camino a su equipo. Además, la ofensiva de este se basa en un ataque terrestre potente y no explota precisamente las fortalezas de Peyton.

Además, el año pasado, después de una lesión, bajó su nivel hasta el punto de ser un QB promedio. Él ya fue operado del cuello hace unos años, tiene 39 años y nadie sabe por cuánto tiempo más podrá jugar. Tampoco se le ha visto sincronizado o cómodo en la pretemporada, por lo que tengo mis dudas. No se puede olvidar tampoco su triste record en playoffs, lo que me genera más rechazo todavía. Dicho eso, un P Manning sano y al 100% convierte a cualquier equipo en candidato.

Los Baltimore Ravens casi logran ganarle a los Patriots el año pasado en las playoffs, pero perdieron a su mejor receptor en Torrey Smith. Ahora su alternativa n°1 es Steve Smith, un jugador de 36 años que avisó que se retira a fin de año. No es exactamente un panorama alentador. Su secundaria que fue quemada una y otra vez ahora es más débil con las lesiones temporales y permanentes en el caso de Matt Elam, además perdieron a su tackle defensivo estrella Haloti Ngata. Aun así, Flacco y Harbaugh son peligrosos si llegan a los playoffs. Una de las principales dificultades es que juegan en la primera o segunda división más dura de la liga. El año pasado clasificaron como comodín y en la última semana. Además, los Ravens con Flacco nunca han sido muy constantes en la temporada regular y puede ocurrir, como hace dos años, que ni siquiera clasifiquen.

Después están los Steelers, el cual era el equipo con más posibilidades de eliminar a los Patriots a mi gusto. El ataque de Ben Roethlisberger junto al corredor más completo de la liga L. Bell y el ataque aéreo de Antonio Brown, Martavis Bryant y M. Wheaton es increíblemente explosivo y es capaz de superar los 30 puntos todos los partidos. El gran problema es su defensiva, que para mí es bastante promedio por ser generoso. Aun peor, perdieron a referentes importantes a la defensiva y a su coordinador defensivo histórico en el maestro Dick Le Beau. Muchos dicen que el esquema de este último pasó de moda, pero dudo que encuentren pronto un reemplazante de la talla de Le Beau. La defensiva de los Steelers tiene problemas para presionar al pasador y serias dudas en su secundaria después de la salida de Ike Taylor y Troy Polamalu. Si los Steelers quieren ganar, creo que la mayoría de las veces tendrá que ser por tener más puntos. Como ejemplo, en el 3 partido de la pretemporada fueron dominados por EJ Manuel de los Bills, un QB que se considera un fiasco de primera ronda y que estuvo cerca de ser cortado este año. Mike Tomlin es un buen entrenador y tratará de sacar la situación adelante, pero todo tiene un límite.

Nfc_championship_logo.svg

NFC:

El año pasado los Packers casi eliminan a los Seahawks en su propio estadio y con Rodgers jugando con una pierna sana. Es este mismo el equipo que considero favorito para este Super Bowl.

Primero, los Packers mantuvieron prácticamente intacto su equipo, algo muy difícil en la era del tope salarial. Aaron Rodgers es el mejor QB de la liga y tiene a un gran corredor en Eddie Lacy. Si, se acaba de perder a Jordy Nelson por toda la temporada, pero es acá donde entra la calidad y clase del QB en levantar al equipo. Las lesiones les han jugado malas pasadas a los Packers en años anteriores y este no fue la excepción, pero GB se mantiene más regular, como espero, en la temporada será el sembrado N°1 y jugarán las playoffs en Lambeau. En ese mismo lugar, Rodgers no tiene una intercepción desde el 2013 y veo difícil que alguien los supere si eso ocurre. El otro factor importante, finalmente Dom Capers aprendió a defender la defensiva optativa y creo que este año darán el salto en ser más dominantes. El esfuerzo defensivo en la final de conferencia pasada fue de otro nivel y no se le recuerda tanto por el colapso épico que vino después con la eliminación del equipo.

El otro gran favorito es Seattle, pero si tuviera que apostar, diría que la final de este año es en Lambeau. Los Seahawks no son un equipo tan bueno de visita y dudo que puedan llegar al Super Bowl por ese camino. Muchas personas pueden decir que ahora tienen a Jimmy Graham y retuvieron a sus jugadores importantes, pero el motor de ese equipo es Marshawn Lynch y no Russell Wilson. Tengo dudas, en ese sentido, de si Seattle se apartará de su camino exitoso para involucrar a Graham. Además, solo dos equipos han llegado a 3 Super Bowls seguidos, por lo que las estadísticas están en su contra. El año pasado, estuvieron cerca de perder la división contra los Cardinals que sufrieron la lesión de sus dos QBs principales. De no ocurrir eso, Seattle hubiera tenido que ir a la final de comodín.

No es menor tampoco los problemas con los jugadores que están buscando nuevos contratos por más plata. En ese sentido, la ausencia de Kam Chancellor es muy costosa por el jugador mismo y por ser un motivo de distracción innecesaria en el equipo. Estas situaciones no terminan bien, y aunque alguien puede decir que los Cowboys ganaron el Super Bowl un año que Emmitt Smith hizo un “holdout”, es la excepción y no la regla. A esto se unen las constantes quejas de Michael Bennett por las mismas razones. También, para firmar contratos a Wilson y Wagner además de traer a Wagner, los Seahawks perdieron a dos miembros de su línea ofensiva titulares, a sus dos tackles defensivos y a Byron Maxwell. Son cosas pequeñas, pero que pueden marcar la diferencia entre ser el sembrado N°1 y terminar como comodín.

Otro gran favorito para mí, aunque termine como loco o me lo saquen en cara, son los Dallas Cowboys. Para mí, eran el mejor equipo de la NFC entrando a las playoffs el año pasado. Le habían ganado a Seattle de visita en la temporada de regular y perdieron en un partido muy apretado contra Green Bay en Lambeau. En ese último partido, fue clave un balón suelto de Demarco Murray que se iba solo para el TD y hubiera dejado en dos posesiones la diferencia.

Si, Murray se fue a los Eagles y no tienen un corredor potente, pero creo que no es tan necesario como algunos piensan. La clave para que los Cowboys dieron la vuelta fue controlar el partido con el reloj a través de, por lejos, la mejor línea ofensiva de la liga. Creo que podrán seguir haciéndolo y mantendrán a Tony Romo sano para encontrar a la peligrosa dupla de Dez Bryany y Terrance Williams. Aun con lo del corredor, la gran debilidad era la defensiva. Sin nadie de renombre, lograron rendir mucho más de lo esperado para tener una temporada bastante decente. El talón de Aquiles fue la presión al pasador. Para ello, Jerry Jones contrató a dos jugadores con problemas fuera de la cancha como Greg Hardy y Randy Gregory. Esto puede resultar muy mal, pero también puede suceder que termine haciendo la gran diferencia cuando importe. También la defensiva es mejor por el retorno de una lesión de Sean Lee.

Hay dos equipos que están un escalón más abajo y a uno de ellos para mi puede ser la gran sorpresa de este año.

Los Cardinals el año pasado eran favoritos para ser el primero de su conferencia hasta que Carson Palmer se lesionó por toda la temporada. Bruce Arians es uno de los mejores entrenadores de la liga y tendrá a su equipo este año para dominar. Creo que su gran debilidad es la línea ofensiva y en consecuencia el ataque terrestre. Si logran superar eso, serán un gran candidato. Está el tema con Fitzgerald que está dos pasos más lento, pero ahora tiene a John Brown y M. Floyd para complementarlo. La defensiva es de elite y mantendrá al equipo, pese a la ofensiva, en muchos partidos.

Mi candidato a sorpresa son los Philadelphia Eagles. Los tendría de candidatos de no ser porque cuentan con Sam Bradford y Demarco Murray en posiciones claves, jugadores con historial de lesiones. En la pretemporada han arrasado con todos, y si bien no es para entusiasmarse más de la cuenta, Bradford es un molde ideal para la ofensiva de Chip Kelly y es un talento especial. Solucionaron sus problemas en la secundaria que tanto los complicaron el año pasado.

Como dije anteriormente, dar vuelta a un equipo toma 3-4 años y Chip Kelly está cerca de llegar a ese punto.

Por lo tanto, me la juego con que los Patriots jueguen con los Packers en el Super Bowl 50. En la NFL todo puede pasar, y es difícil predecir a esta altura del año, pero eso lo hace más entretenido.

El gran momento ya se avecina - superbowl.com

El gran momento ya se avecina – superbowl.com

Por Christopher Holmes

@cholmess

The following two tabs change content below.

Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter

Comments

comments

cholmess

About Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter