Pronóstico de Super Bowl: Quien se lleva el trofeo Lombardi?

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Han estado callados los iluminados que quieren expandir los playoffs. Cada vez que un genio salga con la idea de aumentar los equipos en post temporada les deberían mostrar los partidos de playoffs de este año. Solamente dos partidos competitivos y solo uno de ellos realmente bueno. Por otro lado, creo que este partido que viene tiene potencial para ser uno de los mejores de los últimos años. Será la séptima vez que jugarán en la final la mejor ofensiva en puntos y la mejor defensiva en puntos permitidos. Ventaja para las defensivas hasta ahora.

Con respecto a las finales de conferencia, me alegro que se haya enfriado la conversación de Rodgers como el mejor de la historia. Será uno de los mejores 10 posiblemente, pero todavía le quedan años y logros por conseguir. Uno de ellos sería superar a Brett Favre, el mejor QB en la historia de los Packers. El argumento de que no tiene receptores o corredores no es una excusa seria. La explicación es simple: perdieron con un equipo muy superior, mejor entrenado y que más encima jugaba de local. Como decíamos al principio de la temporada, la localía en playoffs es muy importante y especialmente tener la semana libre.

No tanta previa y vamos al grano tratando de pronosticar un partido que podría ser una moneda al aire (2-0 en la final de conferencia, 8-2 en playoffs):

Patriots @ Falcons

                No sé ustedes, pero estoy ansioso por ver un partido entre grandes estrategas. Bill Belichick debe ser el mejor entrenador de todos los tiempos en planear partidos y hacer ajustes. Josh McDaniels y Matt Patricia también están dentro de los mejores coordinadores en su especialidad. El primero ha dirigido una ofensiva que ha visto 3 mariscales distintos y la lesión del segundo mejor jugador ofensivo del equipo.  Con todo lo anterior, fueron el tercero mejor en puntos por partido. Matt Patricia, tomó un grupo que vio partir a dos de sus mejores jugadores (uno a mitad de temporada) y permitieron la menor cantidad de puntos en la liga.

Kyle Shanahan se acaba de ganar un nuevo puesto como entrenador en jefe después de tener una temporada histórica y tener a Matt Ryan al borde de tener su primer MVP de temporada y a un partido de ser campeón. Promediar 40 puntos en playoffs no mata su caso tampoco. En la final de la NFC mostró la cantidad de armas y profundidad en el cuerpo de receptores que tiene a su disposición, una de las razones por la cual ha sido tan difícil de detener a Ryan. El duelo de mentes brillantes contra Matt Patricia va a ser de lo más entretenido de ver a mi gusto.

Por mucho que se habla de la ofensiva de los Falcons, la de New England no está muy atrás en números. De hecho, promediaron 35 puntos en playoffs. Al igual que la de los Falcons, a los Patriots no le faltan armas. Obviamente, todo parte con Tom Brady. Atlanta viene de dos partidos muy buenos a la defensiva, especialmente en la final de la conferencia. Tendrán un desafío distinto este domingo. Brady maneja de manera magistral el ritmo del partido, cambiando a ofensiva sin reunión de la nada, volviendo al huddle, cambiando jugadas en la línea. Las lecturas de TB12 de las defensivas son extraordinarias. Rara vez se equivoca en asignar un bloqueo o un cambio de ruta a un receptor. Sin ser el jugador con más movilidad, puede sacarse la presión por el costado con un par de pasos hacia el frente para que el contrario pase de largo. Históricamente Brady nunca había sido un pasador preciso en pases largos, pero pareciera que mejora cada año en ese aspecto. Que haya logrado romper el record de ratio TD-Int con 28-2 a sus 39 años es de otro planeta. El hecho de que lo haya hecho entrando en el quinto partido de la temporada es más destacable todavía.

Los esquineros de los Falcons son rápidos, pero no sé si podrán mantener el paso de jugadores rápidos e inteligentes como Edelman y Hogan. Hablando de Edelman, podría convertirse en el segundo receptor con más recepciones en playoffs si llega a las 10 el domingo. En cobertura personal son difíciles de seguir porque tienen un primer corte muy rápido y cuando cambian a zonas encuentran el lugar abierto. Uno de los desafíos de la defensiva será evitar las yardas después de la atrapada. Ese es el pan con mantequilla de New England. Ya lo estoy viendo, ruta cruzada de Edelman de 5 yardas que avanza 5-10 más. Lo vemos todos los partidos. Una ventaja que tiene Atlanta es que tiene apoyadores rápidos que pueden mantenerse en cobertura con los receptores de los Patriots cuando salen del backfield. James White y Dion Lewis son siempre un peligro atrapando pases. Sacará una gran ventaja Brady si puede explotar ese enfrentamiento. Los receptores han tenido problemas con los pases soltados todo el año. Eso ser la diferencia en un partido que tiene toda la pinta de ser muy ofensivo, especialmente si te quita puntos o te corta una serie.

Que sea una defensiva rápida tiene muchas ventajas, pero tiene sus vulnerabilidades. Pueden verse expuestos con jugadas de engaño, pases de pantalla y jugadas de finta y pase. Otro de los problemas es que no son una unidad que esté acostumbrada a ser castigada por tierra. La ofensiva explosiva de Ryan los tenía jugando casi siempre arriba en el marcador y hacían lo que más les acomodaba: presionar al mariscal con sus jugadores veloces. En la peor derrota que tuvieron los Falcons en el año, los Eagles dominaron la línea de golpeo y corrieron 34 veces entre sus tres corredores para 198 yardas a un promedio brutal de 5.82 yardas. Este año LeGarrette Blount rompió el record de TD por tierra de la franquicia y es un jugador mucho más físico que Ryan Matthews, quien superó las 100 yardas ese día en Philadelphia. No se puede enfatizar lo suficiente lo esencial que ha sido el regreso de Scarnecchia para la línea ofensiva de los Patriots. Ha sido una de las líneas más sólidas del año sin ser espectaculares, pero cuando tienes a Brady es más que suficiente. Seguramente veremos muchas formaciones “I” o con un liniero extra si los Patriots controlan el partido.

En la final de la NFC, la defensiva maltrató a Rodgers con todo tipo de cargas y le pegaron durísimo. Esa ofensiva se centra más en jugadas grandes y la habilidad de Rodgers para extender jugadas. La de New England se basa más en el ritmo, en controlar el reloj y mover las cadenas. No van a contar con 5 segundos para capturarlo, ya que Brady suelta la pelota en menos de 3. Una de las formas de lastimar a Brady es quitarle ese paso que da hacia adelante que le pone fuerza a sus lanzamientos. Para aquello, es necesaria una presión potente por el centro como la que mostraron los Texans en la ronda divisional. No veo que los Falcons tengan ese tipo de personal en sus filas, pero lo compensan con muy buena capacidad de cobertura y oportunismo en provocar pérdidas de balón. Ambos equipos fueron los que menos entregaron la pelota en temporada regular. Es segunda vez que los dos equipos con menos pérdidas en la temporada regular llegan al Super Bowl.

Cambiando los roles, que tarea tiene por delante Matt Patricia tratando de detener a esta máquina ofensiva. Como decía hace poco, Ryan va camino a convertirse, el sábado lo sabremos, en el MVP de la temporada regular si los pronósticos aciertan. Sería más que merecido, ya que ha sido el mejor mariscal este año. No tiene una intercepción en 6 partidos seguidos con 18 TD y con un índice de 120 o más en todos. Llevan 8 partidos seguidos con un TD en su primera serie. La precisión y comprensión en la ejecución de la ofensiva de Kyle Shanahan ha sido extraordinaria en su segundo año. Algo que me llama la atención es como ha mejorado su presencia en el bolsillo, aguantando aun cuando sabe que viene el golpe. Si hay alguien abierto, Ryan lo encontrará. También rompió un record de distintos jugadores con TD en una temporada. En la final de la NFC fue una máquina de convertir jugadas grandes con varios jugadores y hasta se anotó con un TD por tierra. La gran mejoría es que finalmente se convirtió en el líder que esperaron por años, una de las razones por la cual trajeron a Quinn.

Acá se pone interesante la cosa. Los Falcons tienen un monstruo de dos cabezas con Devonta Freeman y Tevin Coleman. En la temporada regular, promediaron casi 170 yardas totales de manera combinada cuando jugaron juntos. Están promediando lo mismo en playoffs. El problema no es detener la carrera, es que también te matan recibiendo pases. No son particularmente dominantes por tierra, pero atraen la atención suficiente para quitarle atención a los receptores. Cuando cargan a los receptores en cobertura individual, salen del backfield. Promedian 10.5 yardas por pase, lo que es ridículo considerando que se asocian los pases al receptor como la ruta de escape. Acá son pases para provocar jugadas grandes y lograr primeras oportunidades. La defensiva de los Patriots es de las mejores defendiendo la carrera. Eso lo vimos todos en la final de la AFC cuando frenaron a los Steelers en 1 y gol desde la 1. De hecho, las dos veces que corrieron perdieron yardas y terminaron en la 5. Alan Branch, Malcolm Brown y Valentine tienen gran capacidad para empujar la parte interna de la línea, con lo que logran quitar los espacios para los corredores. No veo a los Falcons corriendo bien, pero si lo hacen será una larga noche. El problema es quien marcará a los corredores cuando estén atrapando pases. Los apoyadores de los Patriots son buenos, pero ninguno es especialmente bueno en cobertura. Si le asignan un profundo, puede abrir espacio para Jones, Sanu o Gabriel. Este será el enfrentamiento que marcará el partido a mi gusto.

En las trincheras, también veremos un partido interesante en el juego de pase. Los Patriots no son un buen equipo presionando al mariscal. La línea ofensiva ha subido considerablemente el juego con la llegada de Alex Mack. A Ryan no lo capturaron en la final de la NFC. La debilidad de esa línea es en su lado derecho, por lo que seguramente veremos a Trey Flowers alineando de ese lado casi todo el partido. La especialidad de esta defensiva es en la zona roja evitando TD y las jugadas grandes. Quizás no presionan tanto, pero compensan con engaños en la cobertura y entregando lecturas distintas.

Este será otro de los temas a seguir. Los Falcons consiguen muchas jugadas grandes, varias de ellas después de la atrapada. Los Patriots se dedican a limitar esas jugadas con coberturas seguras y eligiendo sus batallas para la zona. La pregunta es si Malcom Butler marcará a Julio Jones toda la noche. Algunos dirán que es muy chico para marcar a Jones, pero no tienen otro esquinero de esa categoría. Una de las especialidades de Belichick es anular la mejor arma del rival. ¿Será Jones o a los corredores? Para marcar a Julio tendrán que asignarle un profundo que lo ayude. Eso puede abrir espacios para que Freeman o Coleman reciban del backfield. Creo que Logan Ryan se las arreglará contra Sanu. Es uno de los mejores esquineros #2 en la liga y su contribución va mucho más allá del juego de pase. En duelo de factores X, hay que estar atentos en el enfrentamiento posible que se dé entre Eric Rowe y Taylor Gabriel. El receptor que llegó desde los Browns es uno de los más rápidos de la liga y te puede quemar en cualquier minuto. Si dejan a Rowe en cobertura individual, más le vale que tenga unos pasos de ventaja o tendrán que cambiar sus rutas en la línea de golpeo.

La secundaria de los Patriots es muy subestimada, pero han logrado controlar prácticamente a todos los que han jugado contra ellos. Muchos dirán que no han jugado contra una ofensiva como la de los Falcons, algo que es muy cierto, pero no subestimen el oportunismo y presencia en la zona roja de esta unidad.

Uno de los aspectos que no veo que se hable mucho es el de los equipos especiales. Ambos tienen excelentes pateadores, aunque creo que Matt Bryant tiene un poco la ventaja considerando el gran año que ha tenido. Gostkowski cuenta con la experiencia al menos. No creo que uno de ellos termine siendo clave para mal. El año pasado vimos como los Panthers, en el Super Bowl, tuvieron problemas peleando contra una cancha larga todo el partido. Es muy difícil conectar series de 80-90 yardas constantemente, especialmente bajo las luces del escenario más grande del fútbol americano. Concedido, ninguno tiene la defensiva de los Broncos. Sin embargo, ganar la posición del terreno suele ser clave en cualquier partido. En ese sentido, le doy una ventaja a los Patriots que tienen buenos equipos especiales con dos jugadorazos en Nate Ebner y Matthew Slater.

Una de las cosas que me preocupa es la disponibilidad de jugadas con que contará Shanahan el domingo. En la final de la NFC, sacó el libro de jugadas a la luz. Hasta la wildcat la sacaron del baúl. Me pregunto cuántas sorpresas le quedarán en ese libro, aunque probablemente no sea tema. Lo que es cierto es que Ernie Adams, quien anticipo como posible la jugada que terminó en intercepción de Butler en el Super Bowl 49, estará sacando todas las jugadas donde pueden sacar una ventaja.

No sé ustedes, pero me cuesta apostar en contra de Belichick. Especialmente cuando tiene a una defensiva como esta. Por otro lado, la ofensiva de Ryan se ve imparable y su defensiva viene al alza. No considero que la experiencia sea un factor. En un partido tan apretado entre pesos pesados, una patada fallada, un pase soltado o una pérdida puede ser la diferencia. En esas circunstancias, me quedo con la defensiva más oportunista.

Pronóstico: Patriots 30-28

The following two tabs change content below.

Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter

Comments

comments

cholmess

About Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter