Power Ranking Popular, Week 15

Tweet about this on TwitterShare on Facebook7Share on Google+0Email this to someonePrint this page

 

Vamos llegando a esa época del año donde los estadios de la NFL se llenan de Papás Noel y de aficionados esperando que el regalo de navidad llegue en forma de playoffs, o en algunos casos, en forma de una puta victoria (hola Browns).

Está bastante buena la lucha por entrar a playoffs en ambas conferencias, algunos entregarán el culo como los Seahawks este finde se sacarán los ojos por esos codiciados puestos de Wild Card y no regalarán nada, otros mientras tanto, esperan alguna ayudita para poder entrar a jugar en enero.

La semana 15 nos trajo varias cosas bastante interesantes, a saber:

  • El resurgir de los Chiefs
  • El regreso, no tan bueno, de Aaron Rodgers
  • El moqueo de los Rams a los Seahawks
  • Robbie Gould genio y figura
  • El tremendo final en Heinz Field

Poné play y dale

24 de 38, 237 yardas, 4 pases de TD, 0 INT y un QB Rating de 115,8. Muy bueno lo de Cars… WAIT! Es que Nick Foles nos hizo pensar que en realidad el que estaba jugando era Wentz, registró números bastante similares a los que venía mostrando el ex de North Dakota State, y los Eagles produjeron igual como si estuviese él en el campo, asegurando ya esa semana libre tan valiosa en enero. Ya dijimos en el Power Ranking pasado que Foles tiene algo de currículum, y cayó en el momento adecuado para revivir sus mejores años en la liga. En el último podcast nombramos a varios QBs titulares, onda Tom Savage, Tyrod Taylor, Deshone Kizer, Trevor Siemian, Mitch Trubisky, etc, pues bien, Foles es más que todos ellos. MNF frente a los Raiders, y en pleno 25 de diciembre, lo próximo. Feliz navidad.

Victorias como las que sacaron el domingo en Heinz Field, no suelen darse en ningún otro equipo, fue un triunfo muy de los Patriots, dándolo vuelta faltando un minuto y con el QB rival intentando la heroica con un fake spike que terminó en una intercepción, sellando un partido sufrido. Volvió Gronk y fue clave, 168 yardas y un par de atrapadas en esa última serie que derivó en el TD de Dion Lewis que a la postre les daría la victoria. Se quedaron con la AFC West por novena temporada seguida y por 15ta vez en los últimos 17 años. Queda recibir a los Bills y a los Jets. Tras lo sucedido el domingo, está casi definido que el destino de la AFC pasará por Foxborough, un año más.

El partido ya estaba definido, se ganaba 34-0 frente a los Bengals en el último cuarto y vino el momento más emotivo de la jornada, Case Keenum le dejaba su lugar a Teddy Bridgewater, quien entraba a comandar el ataque de los Vikings por primera vez desde ese partido de Wild Card frente a los Seahawks hace 2 temporadas*, pasaron 708 días, y una horrible lesión, entre medio. El que lo hayan interceptado en la única serie donde jugó es lo de menos, el verlo jugar nuevamente en la NFL nos alegra absolutamente a todos.

*10 de enero del 2016, Wild Card playoff contra los Seahawks en un congelado estadio de la Universidad de Minnesota, el mismo día en que Blair Walsh falló ese FG que le hubiese dado la victoria a los Vikings, hacía un frío de mierda y le apoyaron mal el ovoide, el resto ya se conoce.

Llevo un buen rato pensando en ponerle nombre a la película porno que vimos el domingo en Seattle, se me han ocurrido algunos simples onda “Fantasía anal”, “Masacre láctea”, “Juicio oral”, o algo más elaborado, tipo “Él le regala flores, ella le regala el culo” o “Seahawks, tu hoyo y tu otro hoyo”. En fin, fue un moqueo en la cara, los Rams le pasaron la pichula por la cara pasaron por encima de los Seahawks una y otra vez. Gurley brillante, se forró con 4 TDs en total y 142 yardas por tierra, gracias a él leí a varios felices en el mundo Fantasy y ya se habla de que es candidato en serio para el MVP. Volvió Robert Woods y el ataque está completo, esa máquina ya volvió a tener todas sus piezas y prácticamente se aseguró la división. Con solo ganar uno de los 2 que quedan están del otro lado, el primero es en Tennessee este domingo.

De esas derrotas que van a dar vueltas por varios días en la mente de los fans acereros, por todo lo que significó y por la manera en que sucedió, con el TD invalidado a Jesse James y el fake spike que terminó en la INT que sentenció el partido. Tan cerca, como tan lejos de haber prácticamente asegurado el #1 de la AFC, se estuvo a nada. No solo perdieron el partido frente a los Patriots, sino que también a Antonio Brown, al menos por el resto de la temporada regular por un desgarro en su pantorrilla derecha. Urge sacar esa semana libre de playoffs, así le dan una semana más a Antoñito y lo recuperan, espero, a pleno para el playoff divisional. El calendario al menos ayuda, Visita a Texans en navidad y el cierre en casa ante los Browns, cualquier paso en falso derrumba todo.

La historia de Jaydon Mickens es digna de una película, pasó de dormir en los estacionamientos del estadio dentro de su auto, a formar parte del roster de los Jaguars hace 2 meses, primero como devolvedor de patadas, labor que ya lo llevó 2 veces al endzone rival, y luego como receptor ante las ausencias de Allen Robinson, Marqise Lee y Allen Hurns. Ya le cambió la vida al muchacho, anotó 2 TD en la goleada frente a los Texans y cada vez adquiere más protagonismo en un equipo que clasificó a playoffs por primera vez desde la temporada 2007. Otra vez no pudo jugar Fournette, y otra vez no se notó porque entre Yeldon, Ivory, Grant y el debutante Buchanon hicieron la pega. Blake Bortles se aplicó con 3 pases de TD antes del halftime por primera vez en su carrera y esa defensiva proyecta liderar este año en puntos en contra, primeras oportunidades permitidas y recuperaciones de balón, algo que ni los Bears del 85 ni los Ravens del 2000 lograron. Jacksonville es una fiesta.

Había que enfrentar la vuelta de Aaron Rodgers, con todo lo que ello significaba, pero se salió airoso, en parte porque se aprovechó la falta de ritmo obvia con la que venía Aaroncito, lo interceptaron 3 veces, y porque entre Cam Newton con sus 4 pases de TD y Greg Olsen con sus 116 yardas fueron los estandartes de una victoria que prácticamente asegura el pase a playoffs, sin dejar de lado la carrera por la división, debiendo visitar a los Buccaneers y cerrar ante los Falcons, viendo de reojo si los Saints tropiezan para quedarse con el banderín de la NFC South y la localía en el Wild Card Weekend.

La noticia del día en Carolina no fue la victoria ante los quesitos, sino que el anuncio de venta del club de parte de su propietario, y el hecho de que el primero que saltó haya sido el rapero ese que se cambia de nombre como uno se cambia de boxers, de paso con un aliado bastante ruidoso para la liga. Quizás qué termine resultando de todo eso.

Siguen punteros, dependiendo de sí mismos para quedarse con la división y con un Alvin Kamara que regresó tras esa conmoción en la primera serie frente a los Falcons en el TNF de la semana 14. Hablando de Atlanta, se viene la revancha en el Superdome, ¿Y por qué no con la posibilidad de dejarlos fuera de playoffs en caso de ganar y que se den algunos otros resultados? Sería lindo.

Cuando los Falcons meten más de 20 puntos: 9-0. Cuando meten menos de 20: 0-5. Ganaron con lo justo en Tampa en un partidazo de Devonta Freeman y siguen dependiendo de sí mismos para entrar a playoffs, pero no la tienen nada de fácil, hay que ir al Superdome y tras ello cerrar la campaña en el último día del año ante los Panthers. La NFC South es la división más apretada de la liga, merecen clasificar los 3, así como perfectamente puede caerse uno, lo que se agradecería mucho tanto en Detroit, como en Dallas o  en Seattle.

Nada mejor para un equipo que está peleando por entrar a playoffs, y que depende de sí mismo, que en el calendario aparezca justo en la semana 15 una visita a Cleveland. Fueron los encargados de turno de garcharse a los cafecitos y están ahí más firmes que nunca. 5 victorias en los últimos 7 partidos, queda visitar a los Colts (muertos) y jugar en Baltimore contra los Bengals (muertos). Dado el triple empate que hay en estos momentos con Bills y Titans, este equipo cayó al #7 de la AFC y está in the hunt, pero muy probablemente jugará en enero porque uno de esos 2 se cae, eso lo damos por seguro.

Brillaron en septiembre, se destiñeron en octubre, desaparecieron en noviembre y revivieron en diciembre. Volvió el Kareem Hunt de las primeras semanas, totalizando 206 yardas y 2 TD frente a los Chargers. Se estuvo a la altura en un duelo clave y frente a un rival que venía mucho mejor que ellos. Ya nadie hablará de que este equipo partió como caballo inglés para terminar como un burro viejo, fue solo un bajón, bastante considerable, pero se lograron recuperar y ya la AFC West/clasificación a playoffs está ahí, prácticamente lista. Hablemos del partidazo de Marcus Peters, suspendido la semana pasada tras su numerito en el Metlife, pidió disculpas, volvió y se aplicó con 2 INT y un fumble forzado. Volvieron todos a ser lo que fueron a inicios de temporada, se retomó el rumbo y otra vez son peligrosos. Los casi eliminados Dolphins van a Arrowhead, justo en la previa de navidad y con la división envuelta en papel de regalo.

Fue una jornada muy tranquila la del sábado, había que ganar, y los Bears no fueron nunca una amenaza. Qué lindo ese uniforme plomo, deberían ocuparlo siempre, o ese o el que usaron para Thanksgiving, son hermosos los 2, mejores que ese celeste que suelen usar siempre. No pasaba nada hasta esa atrapada de Marvin Jones a lo Megatrón en el 2Q, tras ello llegaron los touchdowns y lo demás fue regular hasta el final. 8-6 y con chances rumbo a Cincinnati, hay que ganar como sea ahí para recibir a los Packers el 31 de diciembre con chances. Depende igual de que se caiga un Atlanta o un Carolina para llegar al último día del año con la primera opción, así que a prender velitas, porque no depende de ellos.

Ganaron en Oakland, están 8-6 y regresa Zeke Elliott con la temporada aún viva, aunque no se dependa de sí mismo, será un plus importante de cara a la parte final del año. Se vienen los Seahawks, que llegan con el mismo récord, pero requetecontra golpeados tras la sacudida que les dieron los Rams, hay que darles en el suelo, los vaqueros llegarán con dotación casi completa y jugándose la vida.

Qué chistoso fue ese 1° y 10 que les dieron tras el QB sneak que requirió cadenas y una hoja de papel para ver si rozaba o no la punta del ovoide, de lo más bizarro del año, pero necesario para que la serie ofensiva que le dio la victoria a los Cowboys, siguiera vigente y terminara en el FG de Bailey. Así es la NFL.

A pesar de haber perdido los últimos 2 en Glendale y Santa Clara, los Titans están todavía en puestos de playoffs gozando del #4 en la AFC, pero su baja de rendimiento es notoria, con Mariota mermado físicamente y con Murray/Henry bien contenidos. Cierran el año con 2 partidos como local, pero contra Rams y Jaguars. No sé, yo creo que terminan de caerse ahí, será un fin de temporada muy desilusionante en Nashville.

Faltando 2 semanas para el cierre de la temporada regular, los Bills aparecen con el #6 en la AFC, lo que no deja de sorprender luego de darlos por muertos hace unas semanas. Con #Lechón todo se puede, imparable frente a los Dolphins, Tyrod decente, y una defensiva que interceptó 3 veces al inepto de Cutler para mearse a los delfines, en el sentido literal del verbo mear (hola Hauschka). Se está de cerca de terminar con la racha sin playoffs en Buffalo, pero hay que ir a Foxborough y cerrar el año en Miami, nada de fácil, y no sé si se logre sortear con éxito.

Los Chargers habían entregado el balón 1 sola vez en los últimos 4 partidos, en Arrowhead fueron 4 en 4 series seguidas, y todo durante la segunda mitad, cuando el partido estaba todavía al alcance. Rivers que venía tan bien volvió a ser Felipito Ríos, siendo interceptado a diestra y siniestra. Habían recibido solo 29 puntos en contra en últimos 3 partidos, se fueron con 30 de Arrowhead, todo mal. Así como los Chiefs volvieron a ser los de septiembre, con los Chargers pasó exactamente lo mismo, con la única excepción de que ya no está el chinito que les arruinó todo ese mes. Aun pueden llegar a playoffs, pero tienen que ganar los 2 que quedan (Jets en el Metlife y Raiders en Carson) y sentarse a esperar que Bills y Titans se caigan, por ahí no es tan improbable, pero cuando pasas a depender de varios resultados, no siempre sale todo tan bien.

Yo la semana pasada dije que este equipo iba a representar la mayor amenaza para los Patriots en playoffs. ¿Por dónde me puedo meter eso ahora? Recibo propuestas, sean respetuosos por favor.

Será raro no ver a los Seahawks en playoffs, estuvieron presentes en las últimas 5 temporadas y en 6 de las últimas 7. Si bien están 8-6, ya no dependen de ellos, la derrota frente a los Rams les quita prácticamente todas sus opciones, además, son demasiadas ausencias importantes. Ya sabemos que Wilson juega solo, y con eso no llegas a ningún lado, nadie lo apaña. Lo del domingo fue impresentable, nada que ver con los Seahawks acostumbrados a pelearlas todas, simplemente no entraron a jugar el partido más importante del año, no estuvieron a la altura y los cagaron a palos. Lo peor es que ya se están sacando trapitos al sol, Earl Thomas le tiró mierda a Bobby Wagner y este le respondió con un tuiteo que posteriormente borró. Toca viaje a Dallas (con Zeke Elliott de regreso), con lo poco y nada que les va quedando.

Volvió Aaroncito para alegría de la gente, para bien y para mal, para bien porque se notó de inmediato su impacto dentro de la ofensiva de los Packers, manteniéndolos en el partido hasta el final y aportando como solo él sabe hacerlo, y para mal porque lo interceptaron 3 veces por primera vez desde el 2009, aunque hubo una última serie donde se quedaron con el balón tras un onside kick y tuvieron todas las de empatar un partido que se les había escapado de las manos. Con la victoria de los Falcons el lunes en Tampa, los quesitos oficialmente quedaron eliminados de la contienda por ir a playoffs y no jugarán en enero por primera vez desde la temporada 2008. Una pena.

Ya no se juega por nada más que por cumplir, ya no queda nada por hacer este año y solo se tiene como objetivo terminar la temporada de la forma más digna, al menos en .500 porque el calendario aparece accesible. Se le ganó a los Cardinals, no exento de problemas, se vienen los Broncos y se cierra la temporada en el Metlife contra los Giants, de ahí a esperar a ver qué pasará con Cousins. No faltará el interesado en llevárselo en caso que no le paguen en el DC las lucas que pide.

La temporada de Oakland se acabó en el momento exacto en el cual Derek Carr soltó ese balón tratando de entrar al endzone, le cobraron touchback y a pensar en el próximo año. Vaya retroceso para este equipo, llamado a ser uno de los grandes candidatos a inicios de temporada luego de lo bien que estuvieron en el 2016, fallaron semana a semana, pero aun así llegaron en igualdad de condiciones a enfrentar a unos Chiefs que venían horribles, no se la pudieron, y los Cowboys se encargaron de rematarlos en el SNF. ¿Seguirá el profesor Del Río?

Durante la semana se cayó otro soldado, Adrian Peterson fue enviado a la IR y no juega más hasta el próximo año (si es que se anima a volver), así, jugando con tu tercer QB en un equipo lleno de lesionados, no es raro que siempre sea Phil Dawson el único que venga anotando puntos, y con solo eso no va a alcanzar. Se estuvo a punto de ganar en Washington, pero justamente eso falló, el no tener una ofensiva de jerarquía capaz de anotar, con un Larrycito Fitzgerald naufrago, más solo que votante de Navarro.

Se abrió el apetito en Miami tras la victoria ante los Patriots, así que se iba a Buffalo con la ilusión de seguir en carrera por llegar a playoffs, ilusión que se desplomó apenas entraron a jugar, no lograron neutralizar nunca a los Bills y Jay Cutler se encargó del resto jugando como en su “mejor” época en Chicago con esas 3 intercepciones. Chao enero, chao 2017, fuiste horrendo para la franquicia, no vuelvas nunca más.

Así que Trevor Semen Siemian salió lesionado en el 1Q del TNF y Oscaca la rompió, metió 2 pases de TD más uno por tierra, y de 20 yardas más encima, pareciéndose mucho a su mejor versión del 2015. Pues bien, yo no lo pude ver en vivo porque andaba chupando me invitaron a un asado, por lo que me perdí algo que probablemente no veamos nunca más. My Bad.

Qué contento estaba John Lynch después del FG que les dio la victoria frente a los Titans, la ha sufrido un montón, se ha pelado el culo en su puesto de GM y por fin están llegando los resultados. Jimmy Garoppolo ha jugado 5 partidos como titular en su carrera en la NFL, ganó los 5, solo Big Ben en su año de novato hizo algo parecido. Robbie Gould héroe nacional, muy importante en las últimas 3 victorias, le dio el triunfo a los 49ers en la última tras un par de pases notables de Jimmy G. Ya los quiero ver el próximo año, ahí irán en serio.

Hasta que finalmente se confirmó la ida de Marvin Lewis al término de la temporada, lo que tuvieron que haber hecho al final del año pasado, se dilató hasta este y se perdió todo el 2017 entre medio. Hacía rato que no daba para más y ya no quedaba otra, este equipo necesita rostros nuevos desde el sideline para poder resurgir. Se bajaron los pantalones en Minnesota, ya no les importa nada, solo que termine este año nefasto.

La noticia previa al partido en el Superdome, fue la baja de Muhammad Wilkerson por decisión técnica tras llegar tarde a una reunión del equipo. Hace un año Bowles lo dejó en el banco por algo similar, ya no se quieren mucho y muy probablemente termine yéndose. Una de las novelas de la offseason será lo relacionado al QB, ¿Seguirá McCown? ¿Irán por uno en el Draft? Se hablará mucho de ello.

Veamos lo más destacado del MNF ante los Falcons: El reconocimiento a John Gruden en el mediotiempo junto a varios de sus dirigidos en ese equipo que se culió destrozó a los Raiders en el Super Bowl XXXVII, tales como Warren Sapp, Martin Gramática y Mike Alstott. El partido querrá olvidarse rápido, se pudo haber forzado el overtime en la última, pero Murray la tenía de bastante lejos y falló. Visita a Carolina y cierre ante Saints, si lograron complicar a los Falcons, a ver qué podrán hacer en lo que queda.

Estás jugando con tu tercer QB y tienes que visitar a la mejor defensiva de la liga, nada que hacer, solo quedaba ir y jugar lo mejor posible, pero chances casi ni hubo, se volvieron de Jacksonville con el culo saco roto, heridos, sin orgullo, sin alma, sin nada.

Ya sin nada en juego y llegando casi al final de una temporada horrible, los Giants solo apelan al amor propio, así salieron a jugar contra uno de los mejores equipos de la liga y se la hicieron bastante difícil durante 3 cuartos, pero se acabó la bencina en el último y se consumó una nueva derrota. Bien Eli ¿Eh? 37 de 57, 3 pases de TD y 434 yardas, fue un partidazo de Shepard también (11 recepciones, 139 yardas, 1 TD), pero no basta con eso. Que empiece lo antes posible esa reconstrucción.

Qué pobre lo que les vimos por en Detroit. Con tal que la mejor jugada que hicieron en todo el partido (la devolución de Cohen de más de 60 yardas) fue anulada por castigo. Trubisky se vio pésimo, lo interceptaron 3 veces y nos acordamos del Jared Goff del 2016, ese que estaba destinado a ser un Draft bust hasta que llegó McVay, quizás es eso lo que necesita el ex de North Carolina, un nuevo HC que lo reviva, que explote sus virtudes y lo haga genio y figura, porque por algo los Bears se la jugaron por él moviéndose en el último Draft. Por ahí debería estar la solución. Ojo que van los Browns, si llegaran a perder ahí…

Tienes un problema muy grave cuando Oscaca (el mismo que fue usado por los Browns en la offseason, sí, esos mismos Browns) entra a tu casa, se mete a tu baño, se sienta en el wáter, hace caca hasta tapar las cañerías y no suelta la cadena, luego sale y se encierra en tu pieza para no salir hasta mearse en un rincón y romper la tele, para finalmente salir arrancando sin que nadie pueda agarrarlo, tal como lo hizo en ese TD por tierra que les hizo el jueves.

¿Andrew Luck? Dicen que tendrá que operarse de nuevo, aunque al menos regresó de su retiro espiritual en el viejo continente y por ahí empieza a lanzar esta semana, pero bajo un montón de dudas sobre lo que le depararía el futuro.

Si quieres conquistar a una mina, la frase “te daría hasta que ganen los Browns”, dejaría enamorada hasta a la más fría de corazón. Es que, ¿Algún día volverán a ganar un puto partido? ¿Dejarán de ser ese equipo perdedor tierno con el que ya todos simpatizamos? ¿Dejaremos de compararlos con Juan Caca y su técnica de cagar arrodillado para eliminar más mierda de los intestinos? Al menos están saliendo a competir en los últimos partidos, empiezan ganando, dan cara, se van al halftime liderando en el marcador, pero se suele derrumbar todo a partir de los 3Q, Kizer semana a semana entrega balones como si fuesen piscolas en la disco y a esta altura la temporada 0-16 debería estar pagando 1.05 o algo así en Las Vegas. Ya nadie cree en los pobres cafecitos.

The following two tabs change content below.
NFL fan desde 1997. Las malas lenguas dicen que soy popular.

Comments

comments

chudox

About Joaquín Candia

NFL fan desde 1997. Las malas lenguas dicen que soy popular.