John Elway, Von Miller y las alarmas en Denver

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Después del gran séptimo partido de la final de la NBA ayer me di cuenta lo poco que va quedando, pero también que tenemos un vacío que llenar hasta Septiembre. ¡Más encima se va a terminar Game of Thrones! Hay que aprovechar el tiempo libre, ya que la temporada nos consume casi toda la semana, literalmente.

Creo que la noticia que más me llamó la atención la semana pasada fue el anuncio por redes sociales de Von Miller que no jugaría bajo las condiciones de jugador franquicia. Independiente de que no veo otra alternativa que lleguen a un acuerdo antes de la fecha límite del 15 de Julio, no creo haber visto una declaración de guerra tan abierta como esa. Generalmente todo se alimenta de rumores y fuentes que difunden los medios, pero que venga de forma tan directa es demoledor. Estará por verse como afectarán las confianzas entre el jugador, Elway, sus entrenadores y compañeros de equipo. Dicho lo anterior, vimos algo que rara vez pasa cuando los Panthers liberaron a Josh Norman ante la imposibilidad de firmar un contrato de largo plazo. El esquinero, que ahora está en Washington, fue posiblemente el mejor jugador defensivo en una unidad que fue de las mejores de la liga. ¿Pasará de nuevo con Von Miller? Justamente la controversia en Denver es el tema de la semana.

VM

Foto: youtube.com

El castillo de cartas de John Elway

            El ex mariscal de Stanford y los Denver Broncos, John Elway, es considerado como uno de los mejores jugadores en su posición en la historia. Sus habilidades naturales, conocimiento del juego e inteligencia que lo caracterizaron en el campo de juego lo llevaron finalmente a ser el GM del mismo equipo que lo convirtió en leyenda. Si bien tomó un equipo talentoso, lo convirtió en uno mejor. Incluso pudo clasificar a los playoffs con Tim Tebow como mariscal. Su mayor acierto fue convencer a Peyton Manning de ir a Denver una vez que salió de los Colts. Eso fue lo que los convirtió de un equipo promedio a un contendiente y favorito cada año mientras estuvo.

Pese a romper todos los records ofensivos la temporada 2013, los Broncos fueron humillados por los Seahawks en el Super Bowl 48. Fue en ese entonces que Elway cambió su estrategia y decidió formar un equipo duro a la defensiva usando como vía principal la agencia libre. Dieron contratos a agentes libres para ganar en ese momento, mientras se encontrara todavía Manning.  Aun cuando tuvieron una buena temporada regular, el cuerpo de Peyton empezó a colapsar a finales de 2014 y perdieron en la ronda Divisional. En ese momento vino su segunda gran decisión, despedir a John Fox que había clasificado a playoffs todos los años y traer a su amigo Gary Kubiak.

Contratar a Wade Phillips como coordinador defensivo soltó la correa a una defensiva que se compara a algunas grandes de la historia y que dominó a todos sus rivales en playoffs. Elway finalmente lo había conseguido, darle el primer título a los Broncos desde que se retiró hace casi 20 años. Lo más llamativo es que había formado un núcleo de talento importante desde la agencia libre, algo que ningún equipo ganador de Super Bowl había logrado en mucho tiempo. A veces se añadían piezas claves, pero la principal inyección de talento venía desde el draft. Esa es la receta que equipos exitosos como Packers, Patriots, Panthers, Seahawks, entre otros han utilizado con buenos resultados.  Jugadores como Talib, TJ Ward, Demarcus Ware, E. Sanders, entre otros fueron contribuyentes importantes en el equipo campeón de la temporada pasada. Elway volvió a ser catalogado como un genio y agrandó su leyenda en la ciudad de Denver. Su estilo fue poco convencional, agresivo y ambicioso, pero le dio el resultado que esperaba. Sería difícil afirmar lo contrario.

JE

Foto – USATSI

Sin embargo, ese mismo estilo que le dio resultados hoy le está dando más de un dolor de cabeza. En primer lugar, perdió a sus dos mariscales principales. Lo de Manning es entendible, ya que claramente no era el mismo jugador que dominó por años. El cuerpo le estaba pasando la cuenta por tanto castigo a través de los años y probablemente no valía ni la mitad de lo que ganó el año pasado. Además, no se puede culpar a Elway por el retiro del jugador claramente. Fue con Brock Osweiller que la mentalidad de “ganar ahora” le reboto en la cara al ejecutivo de Denver.

En la semana 17, Osweiller fue mandado a la banca por Peyton Manning que llevaba varias semanas lesionado. Llevaba varias semanas lesionado y el rendimiento de Osweiller no había sido malo, pero le quitaron, para muchos y él específicamente, el puesto injustamente. Llevaban varias pérdidas en ese partido, pero la mayoría no habían sido culpa del mariscal.

Si, la decisión de sacarlo y mantenerlo en la banca permanente no fue de Elway, sino que de Gary Kubiak. Como buen GM, respetó la decisión del entrenador aun cuando siendo su amigo podría haber influido. Algo que es posible, pero no tengo evidencia para afirmarlo en un sentido u otro. Si es claro que un GM tiene que ser capaz de retener a sus jugadores claves, especialmente en la posición posiblemente más importante en todos los deportes. Lo increíble es que se fue por un contrato levemente superior a los Texans. Pese a que el mismo Osweiller ha afirmado lo contrario, creo que es claro que no quería seguir en Denver y lo ha dicho para bajarle el perfil a una situación superada. Incluso se reportó que el mariscal no le contestaba el teléfono a Elway y otra gente de la organización en los días previos a la agencia libre.

Esto ha dejado a Denver con Mark Sanchez como posible titular y a Paxton Lynch, recientemente reclutado, para competir por el puesto titular. Elway ha declarado plena confianza en ambos, también CJ Anderson que recordó que Sanchez ha ido a dos campeonatos de conferencia. No sé si ha visto jugar últimamente al ex mariscal de los Eagles y los Jets, pero está claro que hay una razón por la cual por años no ha sido titular. En particular, el año pasado tuvo una gran oportunidad para tomar para sí mismo el puesto titular del equipo después de la lesión de Sam Bradford. Este último no había tenido una gran temporada y por lo mismo se abrió la ventana. Finalmente, Sanchez fracasó una vez más en volver a ser el mariscal titular. Todavía no corrige sus problemas leyendo defensivas y juego de pies, entre otros problemas y para peor persiste su inclinación a entregarle la pelota al contrario.

Seguramente alguien estará pensando que no tiene que hacer mucho, ya que la defensiva es el que se echa al equipo al hombro junto a un ataque terrestre sólido. En primer lugar, es cierto que lo mostrado por los mariscales de los Broncos la temporada pasada estuvo lejos de ser bueno e incluso a veces desastroso. Sin embargo, también logaron sacar unos partidos adelante gracias a remontadas del QB o partir rápido con la ventaja con series efectivas que terminaban con TD. Venir de atrás para ganarle a los Broncos no fue fácil el año pasado.

Segundo, el ataque terrestre no es una fortaleza categórica que digamos. El año pasado terminaron fuerte y fueron un factor en ganar el campeonato, especialmente CJ Anderson. Dicho lo anterior, no se puede dejar pasar que los Broncos perdieron a 3 jugadores titulares de la línea ofensiva en la agencia libre. Contrataron a Russell Okung de Seattle, pero es un jugador que viene saliendo de una operación de hombro y que ciertamente no mostró un gran nivel la temporada pasada. Para poder correr bien a la ofensiva, requiere mucha práctica y coordinación de todos sus miembros y Denver estará armando una línea prácticamente nueva cuando parta la temporada. Además, está por verse cuanto respetarán el pase en esa ofensiva.

En cuanto a la defensiva, perdieron a dos jugadores importantes en Malik Jackson y Danny Trevathan. Ambos van a ser difíciles de reemplazar en todo sentido, pero todavía hay un gran núcleo de talento y eso es más evidente en la defensiva secundaria. La situación más preocupante es la que se vive actualmente con el mejor jugador de esa unidad: Von Miller Como decía al comienzo de la nota, el liniero publicó en Instagram que no jugaría bajo su contrato de jugador franquicia. El timing no puede ser peor para Elway, quien vio, como todos, la firma de Fletcher Cox por parte de los Eagles por más de 100 millones de dólares y sobre 60 millones garantizados por contrato.

Por supuesto que Von Miller merece al menos el mismo monto garantizado y probablemente más todavía en el contrato total. La semana pasada salió un reporte que rechazó casi 115 millones en 6 años. Obviamente es mucha plata, pero finalmente todos los jugadores y las negociaciones se traban en la plata garantizada y cuánto ganan los primeros dos o tres años. Ignoro qué razón tiene Elway para no firmar a su mejor jugador lo antes posible y alargar una situación incómoda y poco agradable. La situación del tope salarial de los Broncos es de las peores de la liga, por cierto, pero simplemente no puedes dejar partir a tu estrella que viene de ganar el MVP del Super Bowl y está entrando a su “peak” de rendimiento. Simplemente no tiene sentido.

Cuando Elway contrató a todos los agentes libres, siempre se pensó que traería problemas más adelante para manejar el tope. Esa era la base de la estrategia de “ganar ahora”. Para peor justo le coincide con la firma de Von Miller. Cabe destacar que toda la situación no incluye un mariscal franquicia que ronda los 20 millones de dólares. Con mayor razón hay que retener al linebacker estrella.

Los últimos dos jugadores que recibieron el “franchise tag” por parte de los Broncos tuvieron negociaciones de contratos largas y complicadas. Ambos tuvieron temporadas regulares o malas, considerando su nivel habitual. No se pueden dar el lujo de que ocurra eso con Von Miller.

El jugador en cuestión no tiene nada que perder para peor. No lo pueden multar como se hace normalmente, dadas sus condiciones actuales. Asumiendo que efectivamente no jugara esta temporada, algo casi imposible, lo peor que le podría pasar es que la próxima entre a la agencia libre y haga quebrar a algún banco. Hay muchos equipos con muchos millones disponibles que les encantaría tenerlo en sus filas.

Administrar el éxito con el tope salarial se ha vuelto una tarea muy difícil en la liga, por lo mismo reclutar bien (contratos baratos) es esencial. Elway consiguió un título y probablemente valió la pena la estrategia, pero ahora le toca una situación inédita en su carrera como GM. Inteligencia le sobra, pero está por verse como termina todo para el actual campeón de la liga.

The following two tabs change content below.

Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter

Comments

comments

cholmess

About Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter