Los Bengals se vuelven atractivos

Tweet about this on TwitterShare on Facebook10Share on Google+0Email this to someonePrint this page

Cincinnati Bengals es sin lugar a dudas una de las franquicias más estables de toda la NFL en lo que va de siglo, muestra de ello es el hecho de que Marvin Lewis entra en su temporada número quince al frente del equipo. Sin embargo, la continuidad de Lewis está más en entredicho que nunca y ya fueron muchas las voces que pidieron su cabeza nada más terminar la pasada temporada debido a la debacle que sufrieron después de venir de un 2015 en el que habían igualado su mejor récord de siempre. Yo quiero ser un poco más cauto, y al igual que como ha hecho la gerencia, prefiero otorgarle un voto de confianza y ver cuál es el resultado que consigue este año.

El mayor fantasma que le persigue a Lewis es que de las siete ocasiones que ha llevado a los bengalíes hasta postemporada, un más que aceptable cincuenta por ciento de las veces, jamás ha logrado ganar un partido en esta, a pesar de tener en alguna ocasión la victoria en la palma de la mano. Sin embargo, y como ya he mostrado, no creo que el romper una relación tan duradera por el hecho de encontrarte con una china en el zapato como fue lo que ocurrió en 2016 sea lo más acertado.

Marvin Lewis, vía SI

Cabe recordar que sufrieron lesiones y sanciones sustanciales, además de tener que afrontar el hecho de haber perdido a jugadores clave durante la temporada baja. Cierto que la de Bengals es una franquicia que se caracteriza por no hacer excesivo uso de la agencia libre, este año lo han vuelto a demostrar, pero si sumas esto al hecho de que pierdes piezas importantes es evidente que el camino empieza cuesta arriba.

Este año se plantea de una forma muy diferente al último lustro, en el que siempre partían como uno de los favoritos de la Conferencia Americana. Sus aspiraciones parece que han caído en picado, muchos les auguran un peor año que el anterior e incluso se atreven a predecir que estarán luchando en un mano a mano con los Browns por no ser los peores de la división. Me parece demasiado atrevido pensar así y si bien tampoco creo que tengan la capacidad suficiente como para pelear con Ravens y Steelers puede ser un rival mucho más duro de lo que se espera de ellos a priori.

La plantilla está llena de talento, mucho más después del último draft que personalmente me pareció de lo mejorcito que pudimos ver. La mayor incertidumbre que me generan es que van a depender en gran medida de la aportación de jugadores jóvenes e inexpertos, algo de lo que es peligroso fiarse, por ello será muy importante que tanto Marvin Lewis como los veteranos asuman la mayor parte de la responsabilidad y ayuden a eximir a los nuevos de una gran presión.

La defensa cuenta con jugadores de gran nivel en prácticamente todos los puestos, lo cual hace que sea más inexplicable el bajón que pegaron hace un año. Lo lógico sería que recuperan su nivel y volvieran a colocar esta defensa como una de las más potentes de la conferencia, aunque será el tiempo quien lo determine. En la DL los veteranos Michael Johnson y Carlos Dunlap volverán a estar al cargo de atacar al quarterback desde los extremos, pero esta vez contarán con la inestimable ayuda de dos grandes rookies como son Jordan Willis y Carl Lawson, jugadores que aunque fueron seleccionados en tercera y cuarta ronda respectivamente bien podían a ver salido mucho más arriba.

Vontaze Burfict, vía Sporting News

Por detrás, en la unidad de linebackers, estarán cubiertos principalmente por un Kevin Minter recién llegado de Arizona para cubrir una posición de MLB que se vio muy resentida en 2016 y sobre todo por Vontaze Burfict. El polémico jugador me parece fundamental si los Bengals quieren volver a contar con una defensa que de la talla, su calidad está exenta de cualquier duda y lo único que necesita es evadir toda trifulca que se le presente y mantenerse lejos del ojo del huracán, algo que parece realmente complicado, más aun cuando por detrás tienes otra cabra loca como es Adam “Pacman” Jones.

El excéntrico cornerback tiene un talento que no se puede obviar, pero al igual que Burfict debería empezar a pensar un poco más en el grupo y dejar las idioteces para cuando se retire. Sin ir más lejos, el primer encuentro lo tendrá que ver desde su casa ya que está suspendido y no podrá ayudar a una secundaria que por suerte está bien cubierta. Dre Kirkpatrick al otro lado de Jones y George Iloka y Shawn Williams completan a priori una gran unidad, ahora solo les queda demostrar con hechos lo que se espera de ellos.

Viajamos hasta el ataque para comprobar que por séptima campaña consecutiva Andy Dalton estará al mando de la nave. Dalton es un quarterback que no deja indiferente a nadie y acumula tanto detractores como admiradores. Lo cierto es que mezcla actuaciones brillantes con otras en la te da ganas de enterrarle y empezar con A.J.McCarron, uno de los backups más cotizados de la NFL. En cualquiera de los casos, mientras no se le pida que sea él quien lleve el peso del ataque es un mariscal más que decente y ya ha demostrado que si se le rodea bien está capacitado para dirigir una buena ofensiva.

A.J.Green, vía NFL Spin Zone

Ofensiva que esta temporada reúne una gran cantidad de playmakers con la que Dalton no había contado hasta ahora. A.J.Green regresa de su lesión para demostrar que está a la altura de los más grandes receptores de la actualidad como pueden ser Antonio Brown y Julio Jones. Guardo para mí que Green está muy infravalorado por el equipo en el que juega y no me reservo mi opinión de que es la tercera pata del triunvirato de receptores élite de la liga. La buena noticia es que este año no estará solo y los rivales tendrán que pensarse más de una vez si quieren realizarle dobles y triples coberturas. Tyler Boyd cumple su segundo año en la liga y debe empezar a devolver la confianza que la franquicia mostró cuando le eligió en la segunda ronda del draft de 2016. Brandon LaFell se ganó la renovación con buenas actuaciones tras la lesión de Green y Tyler Eifert quiere volver a confirmar que es un tight end élite sobretodo en redzone después de un año en el que vivió un auténtico calvario con las lesiones.

A todos ellos, se une el que para mí (y creo que soy el único) fue un magnífico pick en el último draft. Se trata de John Ross, un wide receiver que todos conocerán porque batió el record de las 40 yardas durante la última Combine. Para todo el mundo su selección (noveno pick global) fue un auténtico reach ya que estaba proyectado a finales de primera ronda e incluso principio de segunda, pero yo creo que los Bengals acertaron de lleno. No voy a tratar de convenceros de que es el mejor receptor de la última clase, porque no lo es, está por ahí un jugón como Corey Davis, pero sí era mi WR favorito. Mucho más que un velocista me parece súper completo y un complemento perfecto para Green y para el ataque en general. El gran problema que tiene es su salud, ya que es muy propenso a lesionarse con facilidad. Si logra vencer esto y mantenerse sano estoy completamente convencido de que va a triunfar. Una vez más el tiempo dictará sentencia.

John Ross, vía USA Today

Por si la llegada de Ross fuera poca, Cincinnati se hizo en segunda ronda con otro jugadorazo para su backfield. Joe Mixon era probablemente el mejor running back del proceso colegial y solo sus problemas con la justicia le privaron de salir en los primeros puestos. Otra cabeza dispersa que se une a unos Bengals disfuncionales, por lo que parece que no ha caído en la mejor de las plazas posibles. Una vez más, si Marvin Lewis le controla y el jugador se centra única y exclusivamente en el football vamos a divertirnos mucho viéndole jugar. Mixon acompañará a un buen tándem como es el formado por Jeremy Hill y Giovani Bernard.

Pareciera por lo contado hasta ahora que el de los bengalíes es un ataque top y probablemente lo sea, pero tiene un problema muy gordo nunca mejor dicho y este no es otro que la línea ofensiva. Todo el castillo de naipes se puede desmontar por culpa de una unidad que el año pasado ya fue mala y que este pinta a peor, a no ser que Cedric Ogbuehi y Jake Fisher comiencen de una vez a demostrar la calidad que se les presuponía cuando llegaron a la liga y tapen la boca de todo el mundo.

Estamos ante un conjunto que muy probablemente no veremos en playoffs pero que a buen seguro va a dar mucha más guerra de lo que esperamos y que se mueve como pez en el agua en una AFC Norte que se caracteriza por la dureza extrema con la que compiten las cuatro franquicias. Marvin Lewis tiene a su disposición un plantillón que si lo sabe hacer funcionar será su salvavidas para continuar siendo el entrenador principal durante varios años más. Una defensa que va a jugar duro y un ataque con el que nos podemos divertir mucho hacen de los Bengals un equipo muy atractivo de ver con un futuro muy prometedor por delante.

Por Stéfano Prieto

@Stefano_USA

The following two tabs change content below.

Comments

comments

Stefano_USA

About Stefano Prieto

Amante del deporte. En especial NFL y NBA. Puedes encontrarme en twitter en @Stefano_USA