Análisis divisional por @cholmess: AFC Norte

Tweet about this on TwitterShare on Facebook6Share on Google+0Email this to someonePrint this page

  Siguiendo en la AFC revisaremos una de las mejores divisiones de la liga, la cual metió a dos equipos en playoffs, uno que peleará más este año al recuperar sus lesionados y a otro que puede ser mejor de lo que muchos esperan: la AFC Norte. A todos estos equipos les tocará jugar contra la AFC Este y la NFC Este.

Baltimore Ravens

            Los Ravens no podían esperar que se acabara lo suficientemente rápido el 2015 que terminó en 5-11. Terminaron jugando con su tercer mariscal, segundo corredor, sin su mejor receptor y mejor jugador defensivo. No te puede pasar mucho más que eso. Lo increíble es que, pese a las lesiones, perdieron solo 2 partidos por más de 10 puntos y 8 por menos de un TD. Es para destacar lo de John Harbaugh a cargo de esta franquicia, los mantuvo jugando aun cuando la temporada se había perdido hace mucho.

Los últimos años hemos visto una transformación de la clásica imagen del equipo de Baltimore. Por años fueron comandados por una defensiva temible de Ray Lewis y Ed Reed junto a una línea ofensiva dominante. El 2015 fueron una de las 10 peores defensivas en puntos permitidas, pases defendidos, en balones sueltos causados, en la mitad en porcentaje de terceros intentos detenidos, en capturas y último en intercepciones. La línea ofensiva no fue tan terrible, pero recordemos también que dos mariscales se lesionaron jugando detrás de ella además de soltar a su tackle izquierdo titular este año. Además, fueron de las 10 peores en yardas por tierra, yardas por intento y anotaciones por el mismo medio. Sí, no estaba Justin Forsett, pero jugaron reemplazantes aceptables.

En la agencia libre tuvieron unas pérdidas importantes, pero contrataron a buenos jugadores para suplir algunas posiciones de necesidad. Kelechi Osemele formó por años la mejor dupla de años en Baltimore, pero ya tiene nuevo equipo. Daryl Smith era una máquina de tacklear, pero la edad lo estaba alcanzando y tuvo un retroceso el año pasado. Eric Weddle era uno de los mejores agentes libres disponible este año y llegará a reforzar una secundaria muy vulnerable. Ben Watson tuvo una muy buena temporada el año pasado, pero tiene 35 y puede ser un problema. Mike Wallace ha sido un jugador decepcionante desde que se fue de Pittsburgh. En Miami se fue de una manera muy extraña, por decirlo de alguna manera, y en Minnesota fue intrascendente. Hay algo que esos dos equipos no le pudieron dar, un mariscal con brazo potente.

Joe Flacco viene de romperse el ligamento el año pasado. La recuperación puede variar mucho dependiendo de la persona, pero no está al 100% todavía con unas pocas semanas para empezar la temporada. Incluso, tendrá que jugar con un protector en la rodilla toda la temporada probablemente.

Tampoco es que antes de la lesión la temporada era una maravilla para Flacco. En 10 partidos tenía solamente 14 TD con 12 Int y siendo capturado 16 veces. No ayudó el mal juego de su línea, la lesión de Steve Smith o la de Justin Forsett, pero fuera de eso nunca se vio cómodo y tuvo record de 3-7. ¿Se puede esperar una mejoría para este año? Es posible, pero el hecho de que el mismo jugador admitiera que no está totalmente recuperado es preocupante. Tom Brady tuvo una lesión similar el año 2008 y tampoco volvió de un año a otro a su nivel habitual.

Los Ravens necesitan más que nunca a Flacco en su versión MVP del Super Bowl. El 2015 tuvo una transición lenta con su coordinador ofensivo Marc Trestman, pero se estaba viendo una mejoría. Éste último tiene una fama de gurú de mariscales, aun cuando no fue buen entrenador. El mariscal solo se puede beneficiar en un segundo año con una ofensiva dinámica. No dependerá solo de él, ya que todos tienen que levantar su nivel en este lado.

La posición de corredor está muy cargada de profundidad y talento. Justin Forsett viene de recuperarse de una fractura en el brazo. Hasta ahora, su carrera cuenta con solo una temporada buena y está cerca de sus 31 años. Normalmente a los 30 los corredores empiezan a decaer producto del castigo que implica jugar la posición. El año pasado en 10 partidos tenía solamente 2 partidos donde superó las 100 yardas y, salvo esos dos mencionados, no tuvo más de 70 yardas en los 80 restantes. Afortunadamente, no va a tener que cargar con todo el peso. Buck Allen tuvo un buen rol el 2015 como titular, pero su mayor aporte fue recibiendo desde el backfield. No es muy efectivo por tierra y debería tener un rol parecido a jugadores como Danny Woodhead o Shane Vereen. Kenneth Dixon fue reclutado este año y también podría robar jugadas al resto de los jugadores. La gran sorpresa vino de un jugador que se aburrió de decepcionar a sus entrenadores en Cleveland. Terrance West finalmente superó sus problemas de madurez y ética de trabajo, convirtiéndose en uno de los jugadores que más ruido ha generado en el campamento de los Ravens. A esta altura ya se especula que podría ser titular o que compartirían el rol con Forsett. Mejores noticias para Flacco.

En los receptores, hay buenas opciones y muchas preguntas. Steve Smith sigue desafiando al tiempo. El año pasado estaba promediando casi 100 yardas en 7 partidos hasta que se rompió el tendón de Aquiles. En el fútbol americano esta es una lesión y la mayoría de los jugadores no se recuperan en el corto plazo, algunos nunca vuelven a su nivel. Dicho eso, no me atrevería a apostar contra Smith. Es uno de los competidores más duros de los últimos años y corrió su retiro en un año para terminar como él quiere. El jugador de primera ronda del año pasado, Breshad Perriman, no tiene un respiro. El año pasado se perdió toda la temporada y ahora parece es probable que se pierda casi la primera mitad de la temporada si entra en PUP. Aun cuando vuelva a tiempo, desconozco el impacto que tendrá sin haber jugado todavía un partido. Un gran acierto fue traer a Mike Wallace. En los Dolphins y Vikings no tuvo un mariscal con un brazo que se adaptara a su mejor habilidad, la velocidad. Su nombre lo hizo con los pases largos enviados por Big Ben en sus años con los Steelers. Su capacidad de rutas es limitada y un esquinero hábil lo puede anular sin mayores problemas, pero tiene la capacidad de estirar la cancha y atraer la atención de los profundos. Kamar Aiken se aprovechó de las lesiones el año pasado y casi llegó a las 1000 yardas. Irá sumando jugadas si hay lesiones y es una buena póliza de seguro.

La línea ofensiva tuvo un golpe fuerte al perder a Osemele ante los Raiders. Junto con Marshal Yanda eran la mejor dupla de guardias en la liga. Los Ravens se la jugaron por Yanda, lo que no es malo considerando el excelente nivel que ha mostrado en sus años en la liga. Eugene Monroe fue despedido de los Ravens y finalmente terminó retirándose. Reclutaron a Ronnie Staley para posiblemente llenar ese lugar, pero los tackles reclutados en los últimos años en primera ronda han tenido muchos problemas y quizás hubiera sido bueno que partiera en el lado derecho. Ricky Wagner fue un excelente aporte el año pasado permitiendo solamente una captura. El centro Zuttah ha ayudado a mantener un buen nivel por años junto a los guardias. El puesto de guardia izquierdo sigue sin resolverse. Hay potencial para un buen año de esta unidad, pero es incierto a esta altura.

En la defensiva, la línea parece poco profunda y poco productiva. Timmy Jernigan fue un buen recluta de primera ronda, pero 4 capturas para un ala defensiva es discreto. Lawrence Guy mejoró el año pasado, pero tuvo solamente 4,5 capturas. Entre ambas alas defensivas no llegas a las 10. Brandon Williams es un jugador sólido en el medio y es el mejor de esta unidad.

En los apoyadores, está el mejor jugador de la defensiva en Terrell Suggs. Al igual que Steve Smith, se rompió el tendón de Aquiles el año pasado y no jugó un solo partido. Nuevamente, es una lesión muy complicada para volver y va para los 34 años. Para que los Ravens vuelvan a playoffs es clave que Suggs vuelva a superar las 10 capturas.  C.J. Mosley bajó un poco en su segundo año y ahora será el protagonista en el medio con la salida de Daryl Smith. Esta vacante será llenada por Zachary Orr probablemente, lo que no son buenas noticias el equipo. Elvis Dumervil bajó de 17 capturas en el 2014 a solamente 6 el 2015, probablemente en parte por la ausencia de Suggs. Nunca ha sido bueno defendiendo la carrera y si no produce capturas su titularidad puede correr peligro.

La secundaria tiene muchos movimientos para esta temporada. En los profundos, Lardarius Webb se movió de esquinero a esta posición. Está por verse cómo funciona el experimento, pero tuvo sus buenos momentos como esquinero. No son buenas noticias para Matt Elam que parece en su camino para afuera después de decepcionar desde el 2013 como titular. También ayudará a Webb la presencia de Eric Weddle en la zona. Viene de una gran carrera en San Diego y era uno de los agentes libres más codiciados. Todavía tiene 31 y tiene años por jugar en la posición. Jimmy Smith sigue como esquinero titular y sin ser de los mejores es bastante eficiente. El otro puesto será entre Jerraud Powers y Shareece Wright. Hay poca profundidad en el puesto detrás de estos tres jugadores.

Creo que será otro año donde los Ravens postularán para ir a playoffs y cuando entran nadie quiere jugar con ellos. Sin embargo, hay varias preguntas por hacer. Muchos de sus jugadores importantes vienen de lesiones grandes. La defensiva se derrumbó cuando se lesionó Terrell Suggs y su recuperación será clave para volver a competir. También el rendimiento de Flacco después de romperse el ligamento será una situación a seguir. Pase lo que pase, John Harbaugh tendrá a este equipo compitiendo como siempre.

Cincinnati Bengals

Podríamos ver muchas veces el final del partido de playoffs contra los Steelers y todavía no lo creeríamos. Desde la intercepción de Burfict, el balón suelto de Jeremy Hill en la jugada siguiente, el regreso de Big Ben por una última serie jugando con un brazo y los dos castigos que le dieron el gol de campo definitivo. Parecía que 24 años de sequía se acababan ese día, pero no pudo ser.

Lo más difícil de entender fueron los castigos de Burfict y de Jones. El primero fue una irresponsabilidad tremenda, ya que la jugada no había prosperado. Lo de Jones fue falta de control en momentos clave. Sin embargo, ¿qué hacía Joey Porter en la cancha? Ni siquiera es ayudante de la ofensiva. Igual Jones no debería haber perdido la compostura, pero está claro que hubo error de los árbitros en permitir que Porter estuviera en el lugar y además la poca clase de este último con sus comentarios. La liga ya informó a los árbitros de cómo tratar estas situaciones para esta temporada y esperemos que se eviten situaciones como esta. Este tipo de partidos son los que pueden marcar para mal a un equipo, pero están bien entrenados y en un ambiente muy estable. Aun cuando sigan sin ganar en Enero, han llegado todos los años a playoffs desde el 2011. Hay equipos que llevan mucho más tiempo sin jugar en instancias decisivas.

Esta temporada baja eran uno de los equipos que tenían más agentes libres relevantes por retener. Hicieron un excelente trabajo reteniendo a varios, pero perdieron algunos muy importantes. Sin duda que perder a los dos receptores principales después de A.J. Green fue doloroso, pero no podían competir contra otros equipos en un año donde los receptores que llegaron a la agencia libre eran escasos y no tan destacados. De hecho, tanto Marvin Jones como Mohamed Sanu se llevaron contratos que parecen caros para lo que producen. Reggie Nelson se fue a los Raiders dejando una vacante importante en la posición. Y no se puede ignorar la salida de Hue Jackson para tomar a un equipo rival de división. Fue clave en la gran temporada que llevaba Dalton hasta su lesión y en preparar a A.J. McCarron para un buen cierre de temporada. Es una de las mejores mentes ofensivas de la liga y sus jugadores lo dan todo por él. No puedes pedir mucho más. Es de los pocos entrenadores capaces de desarrollar a mariscales mejorando su técnica, creatividad en las jugadas y especialmente dándoles confianza.

Volviendo a Andy Dalton, fue una lástima que se lesionará en medio de una gran temporada. En 12 partidos completos que jugó tenía 25 TD contra solo 6 intercepciones y un rating de 106 completando sobre el 65% de sus pases con 3.500 yardas aproximadamente. De haber terminado la temporada, podría fácilmente haber superado los 30 TD y llegar a 4.500 yardas o más. Ha sido uno de los jugadores más criticados desde que entró el 2011 por no poder ganar un partido de playoffs. Muchas críticas han sido justificadas, pero no se puede dejar de lado el hecho de que Dalton hace mejor a los Bengals. Me hubiera gustado ver el partido de ronda de comodines con ambos mariscales titulares. Quedó claro que A.J. McCarron no es competencia, aunque no descarto que sea un jugador de valor en un trade futuro para algún equipo. Dicho eso, que bien jugó en ese 4Q en playoffs ayudando a remontar a los Bengals contra un gran equipo.

El desafío para Dalton este año será importante. Ya establecido como un líder del equipo, tendrá que adaptarse a una alineación de receptores muy renovada y a la lesión de Tyler Eifert que lo podría mantener fuera las primeras semanas. Tiene la ventaja de jugar en una organización que ha sido sorprendentemente estable desde que está en la liga y que no se encuentra en un mercado grande donde todos hubieran pedido su salida desde hace rato. El calendario es muy complicado, especialmente las primeras 6 semanas donde juegan con varios equipos que se encuentran en la elite de la liga.

En la posición de corredor, Jeremy Hill y Gio Bernard forman un gran complemento entre ellos y con Dalton. Hill decepcionó el año pasado después de una muy buena temporada de novato. De tener 5.1 yardas por acarreo el 2014, bajó a menos de 3.6. No se acercó a las 1.000 yardas, pero aportó con un mayor número de anotaciones al menos. Entra en el molde clásico de corredores de fuerza que necesita este equipo. Se ha visto corriendo de buena forma en la pretemporada y parece muy motivado a dejar atrás el error que costó, en parte, el partido contra los Steelers. Solo lo puede ayudar que juega con una de las mejores líneas ofensivas de la liga y cuenta con el talento. Será un año de prueba para el jugador de tercer año. Bernard es el estilo de corredor híbrido estilo Danny Woodhead o Shane Vereen, pero más eficiente por tierra a mi gusto. No tiene muchos toques, pero los hace rendir. Nunca ha bajado de las 4 yardas por intento y el año pasado quedó igualado con Hill pese a recibir menos intentos. También ha tenido más de 1.000 yardas totales (en pases y por tierra) en cada temporada aun cuando no es el molde de corredor clásico.

En los corredores, todo parte con uno de los jugadores más talentosos que han entrado en los últimos años: A.J. Green. Jugadores como Odell Beckham y Julio Jones, tomado dos selecciones después que Green, han logrado opacar a un jugador que lo único que ha hecho desde que entró a la liga es producir. Ha superado las 1.000 yardas cada año desde que entró el 2011 y ha evitado mayores lesiones. Y eso ha sido con una ofensiva que no es la más explosiva y por momentos sin un gran complemento del lado contrario. Puede no ser el más espectacular, tan fuerte como Jones o Dez Bryant, pero vaya que es bueno corriendo rutas y evadiendo esquineros. Tiene unos movimientos muy buenos para que sus marcas se pierden y abrirse caminos. Tyler Boyd tendrá que ser titular antes de lo que a Bengals les hubiera gustado, pero por lo visto ahora parece listo. Ha jugado bien en la pretemporada y no tiene que ser protagonista en comparación a otros novatos. LaFell puede ser un buen 2 o 3 receptor si se mejora de su problema de la muñeca. Tuvo unas buenas temporadas con los Patriots y no es una mala alternativa si está sano. Tyler Eifert finalmente demostró por qué fue reclutado en la primera ronda. Terminó con 13 anotaciones, pese a no jugar los 16 partidos. Tiene que mejorar un poco en el juego de pase, pero es un peligro en la zona roja. Aun cuando perdieron a M. Jones y Sanu, parece que andarán bien en el año en Cincinnati en esta parte al menos.

Salvo la salida de Andre Smith a los Vikings, esta línea ofensiva sigue intacta después de ser una de las mejores de la liga. Andrew Whitworth viene de una temporada All Pro y estuvo entre los mejores tres tackles en protección de pase según las estadísticas de Pro Football Focus. Los guardias son una de las duplas mas subvaloradas de la liga. Bolin y Zeitler han logrado producir consistentemente con los años sin mostrar señales de decaer en el nivel. El centro Bodine es la pieza, por lejos, más débil del equipo. La mayoría de las presiones al mariscal de turno vinieron por el centro. Todavía no está definido quien tomará el puesto dejado por Smith. Los Bengals ya se habían preparado el año pasado al reclutar dos jugadores de la posición en el draft. Entre Ogbuehi, Fisher y Eric Winston debería salir el que tome la posición.

La línea defensiva fue el origen de la remontada en este lado del juego. Geno Atkins volvió a su nivel habitual que mostrara antes de romperse el ligamento el 2013. El  2015 ya se encontraba totalmente recuperado y volvió a dominar junto a recordar por qué es considerado uno de los mejores tackles defensivos de la liga. Llegó a las 11 capturas, lo que es un número muy destacado para la posición donde juega. Carlos Dunlap dio un salto y llegó a las 13.5 capturas siendo de los mejores de la liga en esta categoría, siendo que nunca había superado las 10 en su carrera en una temporada. Domata Petko tiene que entregar algo más que 5 capturas en una temporada o tendrán que buscar a alguien más. Es preocupante la falta de profundidad en la línea en el equipo. Si Atkins o Dunlap no logran replicar el éxito del año anterior, tendrán muchos problemas presionando al contrario.

En los apoyadores, hay profundidad sin ser el grupo más talentoso. Finalmente el sistema permite a los jugadores destacar más allá de sus capacidades. Michael Johnson tuvo un buen año después de ser desechado por Tampa Bay luego de solo un año. No tuvo muchas capturas, pero fue muy sólido jugando en contra de la carrera. Vontaze Burfict es el mejor del grupo y estará suspendido los primeros tres partidos. El talento de él nadie lo pone en duda, pero siempre logra de alguna manera perjudicar a su equipo por su falta de disciplina. El año pasado casi cerró el partido con una intercepción a Landry Jones solo para cometer un castigo sin sentido que terminó dándole la ventaja a los Steelers. Contrataron a Karlos Dansby para reemplazarlo y para ayudar en cobertura de pase. Rey Maualuga es un bueno en la parte interna defendiendo la carrera y se irá rotando con Dansby según la situación de juego.

En la secundaria, los Bengals fueron inteligentes en traer a Adam Jones de vuelta. Sacando el castigo en playoffs, Pacman ha sido un buen esquinero y un tremendo aporte regresando patadas. Dre Kirkpatrick será titular del lado contrario. La salida de Leon Hall afecta la profundidad del puesto, pero está Darqueze Dennard para entrar en formaciones de receptores múltiples. William Jackson fue reclutado en la primera ronda de este año, sus entrenadores tenían planes para él hasta que se lesionó y se espera que se pierda, al menos, gran parte de la temporada. Otro golpe duro fue la pérdida de Reggie Nelson. Sus 8 intercepciones no serán fáciles de reemplazar, especialmente considerando que no trajeron jugadores que lo cubran. George Iloka tratará de reemplazarlo, pero creo que esta un nivel más abajo.

Otro año más en la dura AFC Norte para los Bengals. Han perdido algunos jugadores claves y a Hue Jackson, pero Marvin Lewis ha demostrado consistencia en los últimos 5 años. Ha faltado ganar en playoffs, pero hay que destacar la consistencia también. Este debe ser uno de los equipos más cargados en talento de principio a fin y a veces solo falta un partido para entrar en confianza. Tendrán problemas compitiendo con los Steelers, unos recuperados Ravens y unos Browns que pareciera que podrían sorprender un poco, pero no han llegado a playoffs por 5 años seguidos de casualidad tampoco. Hay que darle crédito también a los Bengals.

Cleveland Browns

Los últimos 4 entrenadores de los Browns no han durado más de dos años cada uno. Demora al menos 3 a 4 años en rearmar un equipo que está en las condiciones de los Browns. Creo que esa situación cambió en el momento que contrataron a Hue Jackson en el que, considero, fue la mejor movida de la temporada baja. Además, lo insertaron en un esquema muy novedoso e inteligente con Sashi Brown en una especie de GM. Ya tuvo su primera gran movida juntando selecciones con los Eagles por Carson Wentz.  Jackson llevó a un equipo de Oakland con muy poco talento a una temporada de 8-8. Puede no sonar a mucho, pero es el mejor registro desde el 2002 (Tom Cable también salió 8-8 el 2010). Lo que hizo con los Bengals también fue notable y era inminente que fuera contratado por algún equipo. No hay historias mucho mejores que un entrenador con fama de desarrollar mariscales y un jugador que busca una segunda oportunidad en RGIII.

Por otro lado, la agencia libre le pego de forma dura a un equipo que ya tenía problemas en juntar talento. Perdieron 4 titulares importantes, dos de ellos de la línea ofensiva que además cuenta con uno de los mejores tackles ofensivos de la liga. Mitchell fue uno de los buenos tackles derechos de la liga y Alex Mack, que no tuvo un buen 2015 seguía dentro de los mejores centros. Tashaun Gipson era un profundo competente. Travis Benjamin fue fácilmente el mejor receptor el año pasado para este equipo.

Lo bueno es que decidieron salirse del experimento Johnny Manziel. Siempre hizo mucho más ruido fuera de la cancha que dentro de ella y no es porque la vara fuera muy alta. La mayoría de los picks de primera ronda de los Browns en los últimos años ya no se encuentran con el equipo. Dentro de ellos se encuentran Brandon Weeden y Trent Richardson, por ejemplo. Y dos de ellos están posiblemente en su último año: Barkevious Mingo y Justin Gilbert. Cuando llega un nuevo régimen, ya no hay presión para mantener a jugadores que rinden bajo lo esperado.

En la posición de mariscal, ya fue confirmado como titular Robert Griffin III para iniciar la temporada. Una vez visto como el salvador en Washington, fue desechado el año pasado y finalmente liberado para darle el puesto a Kirk Cousins. El mercado lo recibió de forma muy fría y finalmente recibió un contrato de los Browns, pero con precio de suplente “estelar”. Nunca nadie ha dudado del talento de RGIII, pero tiene varios problemas que algunos piensan no tienen solución.

Siempre se ha rumoreado que el ego del ex mariscal de los Redskins podía llenar el estadio. Además, luego de su temporada de novato, recibió muchos privilegios y tratos especiales que terminaron empeorando la situación. Eso fue lo que terminó sacando a Mike Shanahan como entrenador, el mismo que hace un año había entregado a los Rams un botín de selecciones de draft. Uno de los episodios más notables fue cuando, después de una derrota, habló en público sobre como sus compañeros tenían que jugar mejor. Tuvo que salir el mismo Jay Gruden a ponerlo en su lugar. Tampoco es que el nivel del mariscal haya sido increíble para compensar lo anterior. Se notaba falta de estudio de las defensivas y una técnica discreta en los movimientos. Insistía de forma inexplicable en no deslizarse y cada vez tenía una tendencia mayor a lesionarse. Tampoco mostraba capacidad de hacer ajustes en la línea de golpeo e identificar las cargas. Intentaron convertirlo en un mariscal de bolsillo de manera poca exitosa. No creo que sus compañeros se identificaban con el tipo de liderazgo o falta de aquello.

Para ser justos, ha intentado cambiar esa imagen en Cleveland. En las vacaciones se juntó con sus receptores para entrenar y estar en forma. A Hue Jackson le encantan los mariscales estudiosos y, hasta el momento, ha estado a la altura. En los partidos de pretemporada ha tenido resultados mixtos. Contra Green Bay mostró los mismos problemas que lo complicaron en Washington. Sacando el pase largo a Pryor por 49 yardas, terminó 3/7 en pases por 18 yardas con una intercepción. Contra los Falcons anduvo bastante mejor, pero tiene una relación con el menor nivel de la defensiva rival. Algo que si no ha perdido es su toque y precisión en pases largos. Los TD a Barnidge y a Pryor fueron excelentes en todo sentido. Cuentan con un buen suplente en Josh McCown en caso de lesión.

La posición de corredor no parece mala. Isaiah Crowell tiene espacio para mejorar este año y podría llegar a las 1.000 yardas. Subiendo a 15 intentos por partido debería andar cerca. A diferencia de otros años, es claramente el líder corredor (el año pasado fue titular en solo 9 partidos) y tendrá más oportunidades. Tiene que subir su promedio de yardas por acarreo, que es bastante bajo. Los únicos dos partidos donde recibió más de 15 intentos promedio 7.3 y 5.5 yardas respectivamente. Veremos si logra un mayor éxito al entrar en ritmo. Duke Johnson es uno de los jugadores que ha generado más ruido en las prácticas. Al igual que Giovani Bernard con los Bengals, Johnson es un peligro saliendo del backfield. Casi llegó a las 1.000 yardas totales, donde un gran porcentaje de ellas fueron recibiendo pases. No es un factor crítico atacando por tierra, pero sus yardas deberían subir al recibir solo 8 intentos por partido el año pasado. Lo más importante, será el escape de seguridad de RGIII.

Quien habría dicho hace 6 meses que los Browns tienen piezas para armar una ofensiva interesante con sus receptores. Corey Coleman, reclutado en el draft este año en primera ronda, ya ha sacado comparaciones a Steve Smith y el equipo espera grandes cosas de él. Todavía no juega en pretemporada, pero los reportes de las prácticas dan para entusiasmarse. Terrelle Pryor ha sido, por lejos, la gran sorpresa. No tuvo éxito como mariscal, pero quería seguir jugando fútbol americano e hizo una transición a receptor. Hasta el momento los resultados han sido muy exitosos, con dos pases largos atrapados en cada partido de RGIII con una anotación sobre un buen esquinero como Trufant. Las habilidades que requieren los puestos de mariscal y receptor son tan distintas que solo queda aplaudir Pryor. Está por verse como resulta en un partido de verdad, pero está generando grandes expectativas. La pieza que podría ser clave es el regreso de Josh Gordon después de más de un año suspendido. Cuesta confiar en el hiper talentoso y problemático receptor, pero si se mantiene jugando y concentrado esta ofensiva podría explotar. Gary Barnidge tuvo una temporada de revelación con más de 1.000 yardas y 9 anotaciones. Este año podrían bajar sus números con la mayor competencia, pero obviamente es un buen “problema” a tener que tu mariscal cuente con varias armas. Si a eso se le suma la presencia de Duke Johnson, puede ser que esta ofensiva de para hablar mucho más de lo que pensábamos.

La línea ofensiva sufrió pérdidas importantes con la salida de Mack y Mitchell. El lado bueno es que todavía está Joe Thomas que debe ser probablemente el mejor tackle izquierdo de la liga. Marcó un 97.4 en protección de pase según Pro Football Focus y lleva por años afirmando la línea ofensiva de esta franquicia. Joel Bitonio bajó un poco después de una interesante temporada de novato. Es normal que esto pase y los Browns esperan que vuelva al nivel mostrado el 2014. Cameron Erving fue reclutado el año anticipando la salida de Mack y necesitará ayuda en un principio, ya que no tiene mucha experiencia. El guardia derecho John Greco viene de su peor campaña como profesional y tienen que afirmarse, ya que el tackle derecho probablemente es la debilidad de la línea. Aun cuando tienen algunas piezas buenas, esta línea era de las 5 mejores hace no mucho y probablemente ahora esté entre las 10-15 peores. Menos mal tienen a Joe Thomas.

Los siete frontales están, probablemente, en la discusión de los peores de la liga. No hay un jugador que levante al resto como lo hace un Von Miller por ejemplo. En la línea, Danny Shelton también fue reclutado el año pasado como tackle defensivo. Tiene mucha fuerza y porte, pero no brilló el primer año. Desmond Bryant es un buen jugador de rotación, pero no del tipo que esperas que domine constantemente. John Hughes probablemente no será titular en otro equipo. La poca capacidad para presionar al contrario es preocupante, de hecho fueron el peor de la liga en esa categoría.

En los apoyadores Paul Kruger, al igual que Bryant, es un jugador sólido, pero tampoco es se toma el partido por cuenta propia. Sus mejores años fueron con los Ravens, coronados con el campeonato del 2012, donde Kruger fue una pieza clave, pero estaba rodeado de estrellas también. La parte más débil es en el medio donde simplemente no hay nada interesante que decir. Lo incierto de este grupo de siete frontales es como se desarrollarán los novatos de la clase 2015 y 2016 en el draft. Para compensar la falta de presión tomaron a Emmanuel Ogbah y Carl Nassib para traer algún tipo de chispa al equipo. Necesitarán más de alguna para no ser un colador.

En la secundaria, Joe Haden viene de una temporada donde las lesiones lo bajaron a tierra. Cuando está sano es uno de los mejores de la liga y todavía es joven, pero será un tema a segur este año. Con Tramon Williams hacen una buena dupla y pueden ayudar a esconder, en parte, la deficiencia en la presión al mariscal. Este equipo también tendrá que reemplazar la producción e intercepciones de Gipson. Llegó Rahim Moore para dar profundidad en el puesto, pero van años desde sus mejores temporadas. Jordan Poyer tendrá un rol más importante también ante la falta de profundidad.

Un desafío duro el que tendrán Hue Jackson con Sashi Brown. Dicho eso, creo que Jackson tomó una buena decisión en tomar un equipo en reconstrucción con pocas expectativas. El dueño Jimmy Haslam tendrá que aprender a tener un poco de paciencia y que no se consigue nada despidiendo entrenadores constantemente. RGIII tendrá la que podría ser su última oportunidad. La defensiva puede terminar perjudicando en la cantidad de partidos ganados, pero creo que podemos ver una ofensiva entretenida y dinámica. De todas formas, los veo como el peor equipo de la AFC y quizás de la liga, pero no hay que subestimar la capacidad de Hue Jackson.

Pittsburgh Steelers

Así como todo cambia con los Browns, algo similar se puede decir con lo ocurrido en la temporada baja con los Steelers. Hace unos meses se veían como los grandes favoritos para ir al Super Bowl y además a ser una de las mejores ofensivas de todos los tiempos. Desde ese entonces, han perdido a dos de sus mejores jugadores ofensivos. Martavis Bryant ya estará fuera todo el año por suspensiones reiteradas sobre la misma falta de disciplina. El año pasado se notó lo dominante que puede ser la ofensiva cuando está en la cancha. Sin Antonio Brown contra Denver en playoffs, superó las 150 yardas con Big Ben jugando con un solo brazo. Le’Veon Bell se perderá los primeros 3 partidos por una suspensión de la misma naturaleza. El año pasado pasó por lo mismo y más encima se terminó lesionando.

Esta temporada servirá para responder varias preguntas para Mike Tomlin y Kevin Colbert, especialmente en estos dos jugadores. El contrato de Bell está por vencer y la pregunta es obviamente ¿renovará contrato? Por talento debería ser uno de los mejores pagados, pero no sirve mucho si no cuentan con el cuándo importa. Algo parecido a lo que pasó con Arian Foster en Houston, donde salió por su poca capacidad de mantenerse sano y eso que nunca lo suspendieron. En el caso de Bryant, ¡recién está en su segunda temporada y ya ha sido suspendido en ambas! Los Browns aguantaron a Josh Gordon en una situación similar, pero los Steelers no tienen historia de tolerar tanta indisciplina.

La agencia libre, como siempre en Pittsburgh, fue callada. La salida de Kelvin Beachum puede ser una movida que los complique en el año. Finalmente estaba jugando como un tackle izquierdo estelar hasta que una rotura de ligamento cortó su temporada. La otra gran y lamentable noticia fue el retiro de Heath Miller. Fue uno de mis jugadores favoritos en este equipo por años y extrañarán su excelente capacidad para bloquear. En la ronda divisional ayudó a anular por gran parte del partido a Von Miller, lo que no es menor. El reemplazante, Lardarius Green, viene de San Diego donde vivió bajo la sombra de Antonio Gates. Siempre se vio que tenía potencial, pero no es fácil producir acompañado de un futuro miembro del Salón de la Fama.

No entiendo cómo se habla tan poco de Ben Roethlisberger. Para mi es, sin duda, el mejor mariscal de la clase 2004 que incluye a Eli Manning y Phillip Rivers. Pareciera que todos olvidan que ha ido a 3 Super Bowl y ha ganado 2. Creo que es uno de los 3 mejores mariscales junto a Brady y Rodgers. El año pasado llevó a su equipo a ganar un partido que parecía acabado contra los Bengals, todo esto luego de haber salido por una lesión en el hombro. Lo dejó de lado y terminaron ganando el partido. Muchos pueden decir que los castigos ayudaron y que no hizo ningún gran lanzamiento en esa serie (algo en lo que estoy en desacuerdo), ¿pero cuantos creen que Landry Jones hubiera hecho lo mismo? Para que hablar si hubiera estado lesionado como Big Ben. Es que el mariscal veterano de los Steelers es uno de los más duros que han jugado en los últimos años. Pasó por momentos complicados en sus primeros años, pero ahora es un líder indiscutible dentro y fuera de la cancha.

El año pasado hizo volar la pelota por la cancha. De no haberse perdido 4 partidos por lesión, hubiera superado las 5.000 yardas por un amplio margen y hubiera peleado por el record de Peyton Manning. Su relación de TD – Int no fue muy buena (21-16), pero su aporte va más allá de las estadísticas. Antonio Brown bajó en un 56% su promedio de yardas por partido cuando no estuvo Big Ben. Cuando tu mejor receptor no encuentra la pelota, es un problema.

Este año no le tocará jugar contra grandes secundarias, en general, por lo que espero una gran temporada para Big Ben. Tienen que aprovecharse de una aparente baja de los Bengals y que los Ravens tienen varios jugadores recuperándose de lesiones para ganar la división e idealmente la primera semana libre en playoffs.

En los corredores, los Steelers están preparados para aguantar la suspensión de Bell con DeAngello Williams. El ex jugador de los Panthers fue un protagonista cuando estuvo ausente Bell por estar suspendido y después lesionado. Casi llegó a las 1.000 yardas aun cuando pasó a un segundo plano una vez que el corredor principal volvió de su suspensión. Su aporte más importante fue en la zona roja con 11 anotaciones.

Le’Veon Bell tiene una campaña con mucho que probar. Como comentaba anteriormente, los Steelers estarán indecisos sobre entregarle un contrato grande o no por sus problemas de lesiones e indisciplina. La verdad es que cuando está sano y disponible es el corredor más completo de la liga. Sí, más que Peterson, Gurley o el que quieran. La única campaña que la jugó completa superó las 2.000 yardas totales. El año pasado en lo poco que jugó, superaba las 100 yardas totales por partido con facilidad. Si se mantiene en la cancha, este equipo será uno de los favoritos para ir al Super Bowl. Su habilidad para parar y cortar, sus cambios de ritmo y capacidad para recibir desde el backfield son quizás las mejores de la liga.

La línea ofensiva mejora, en parte, por el regreso de Maurkice Pouncey. Luego de ser uno de los mejores centros el 2014, se perdió todo el 2015. Ha tenido mucho tiempo para recuperarse y veremos si vuelve a su antigua forma, pero su vuelta son solo buenas noticias. David DeCastro y Ramon Foster son una buena dupla de guardias. El primero logró finalmente entar al Pro Bowl el año pasado. Después de un inicio lento en su carrera, el jugador de Stanford finalmente está viviendo a la altura de su selección de primera ronda. Fue una gran ayuda para que los Steelers fueran uno de los mejores equipos jugando por tierra, aun cuando Bell no estuvo por muchos partidos. Permitió 1,5 capturas en casi 600 intentos de pase. Foster ha sido un titular consistente desde el 2010, siendo mejor que el promedio en cobertura de pase. El año pasado tuvo su mejor temporada bloqueando por tierra. Entre los dos y Pouncey afirman la parte interna de la línea. Marcus Gilbert es uno de los mejores tackles derechos de la liga sin duda, por algo los Steelers pagaron un buen contrato por mantenerlo en sus líneas. En más de 300 intentos de pase, Gilbert permitió menos de 3 capturas o golpes al mariscal. La gran duda está en el lado izquierdo, la posición más importante. No pudieron mantener a Kelvin Beachum, quien venía de una gran temporada hasta que se rompió el ligamento de la rodilla. Lo reemplazará Ryan Harris quien no está a la altura del anterior. Big Ben viene de varias lesiones en los últimos años y no se puede dar el lujo de ser castigado constantemente por su lado ciego. Tampoco hay mucha profundidad en el puesto, por lo que puede ser un punto débil esta temporada.

En los receptores, podría solo decir Antonio Brown y sería suficiente. No hay que decir mucho del All Pro de los Steelers. Es uno de los mejores 3 jugadores de la liga independiente de la posición. Domina de forma maestra todas las rutas que existen, tiene excelentes manos, gran velocidad, gana yardas después de la recepción y además regresa patadas. El año pasado ganó 1.834 yardas pese a que no contó con Roethlisberger por casi 5 partidos. Cuando ambos están jugando, son simplemente imparables. La gran pregunta es quien tomará el puesto de segundo receptor con la suspensión de Martavis Bryant. Markus Wheaton no pudo estar a la altura cuando este no estuvo el año pasado. Además, no ha podido tomar el puesto de manera segura en las prácticas o la pretemporada. Se esperaba que, en su segundo año, Sammie Coates diera el salto. Al igual que Wheaton, tampoco ha podido separarse del resto con partidos y/o prácticas poco inspiradoras. Se espera que el novato Eli Rogers aporte desde el slot. La clave acá podría ser Ladarius Green. Fue traído a Pittsburgh para dar un salto en su carrera y no competir con Antonio Gates. El talento siempre ha estado, pero ha fallado en acumular estadísticas. Con Big Ben podría ser de los mejores si está dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo. El tema es que está recuperándose de una lesión que no sabe muy bien de que se trata ni cuándo se va a recuperar. Hasta ha admitido que su recuperación va muy lenta. Si es una situación que se alarga, no puede ser bueno para el equipo.

Pasó un poco desapercibido el año pasado, pero los Steelers están armando calladamente una de las buenas defensivas jóvenes de la liga. El año pasado permitieron menos de 20 puntos por partido y solo dos equipos anotaron más de 30. En la línea, Cameron Heyward es un jugador dominante cuando está encendido, el problema es que eso no pasa muy seguido. Stephon Tuitt dio un salto el año pasado, pero todavía le falta para llegar a las 10 capturas. La presión al mariscal fue uno de los puntos débiles el año pasado y ambos van a tener que mejorar para solucionar este tema. El puesto de tackle defensivo sí que es débil desde el titular hasta los reservas. Veremos si tienen problemas defendiendo el ataque terrestre.

En los apoyadores tienen varias piezas jóvenes que esperan de resultados. Ryan Shazier se está convirtiendo en una estrella. El balón suelto causado a Jeremy Hill fue lo que dio vuelta el partido en playoffs. Se ha vuelto una presencia a tener en cuenta por el medio y está mejorando en cobertura. Está entrando solo a su tercer año, por lo que tiene mucho techo para mejorar. Otro año más donde Lawrence Timmons se convierte en una máquina de tacklear. Además logra llegar al mariscal de vez en cuando. Es una muy buena dupla a tener en el medio. Por afuera, James Harrison sigue desafiando al tiempo y parece que será titular otro año más. Tiene 38 años y sigue empujando gente como si nada. Tuvo capturas en los dos partidos de playoffs que jugó. También esperan que den el salto Jarvis Jones y Bud Dupree, dos jóvenes reclutados recientemente. El primero ha sido una decepción y ya está entrando a su cuarto año. Se jugará su futuro en esta franquicia el 2016 y puede ser que juegue motivado a ganarse un contrato. Bud Dupree llega en su segundo año luego de ser reclutado en primera ronda el 2015. El problema es que viene de una recuperación lenta y todavía no se sabe si estará desde la semana 1. Necesitarán producción de Dupree para que mejoren este año.

La secundaria respira después de que retuvieron a William Gay. Fue el mejor esquinero del equipo por lejos y es un mejor jugador de lo que la gente piensa. El problema está en el segundo esquinero. Ross Crockell no ha despegado en su carrera. A veces muestra buenas cosas, pero le falta mayor consistencia. Senquez Golson y Artie Burns han sido tomados en rondas altas en drafts consecutivos. Bajo Dick LeBeau, los jugadores jóvenes siempre se tomaban sus años para ser titulares. Estos dos tendrán que jugar desde temprano en una liga que hoy en día está cargada al pase. Mike Mitchell sigue como profundo titular y es uno de los jugadores más subvalorados de la liga. Permitió solamente cuatro atrapadas en toda la campaña anterior.

Se viene un año donde no hay otra opción que ganarlo todo. Big Ben tiene 34 años y, a diferencia de mariscales como Brady o Manning, no lo veo jugando muchos años más. Ha absorbido mucho castigo en su carrera y se ha lesionado en los últimos 3 años. Dicho eso, creo que este será el año donde demostrará que es uno de los mejores mariscales de la década. Será importante que Bell vuelva en forma y se mantenga sano. También pienso que Antonio Brown tratará de superar las 2.000 yardas por aire, algo que es muy posible si tanto el cómo su mariscal juegan los 16 partidos. Anoten a los Steelers como uno de los favoritos para ir al Super Bowl.

 

 

 

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter

Comments

comments

cholmess

About Christopher Holmes

Ingeniero. Columnista de NFL Chile desde 2015 y seguidor desde el 2001. @cholmess en Twitter